Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 23 abril 2014
18:14
Actualizado a las 

La Razón

Defensa

Dos militares de maniobras abortan un intento de agresión sexual a una mujer

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Dos suboficiales del Ejército de Tierra, que se encontraban realizando un ejercicio de maniobras nocturnas en Melilla, han abortado un intento de agresión sexual protagonizado por dos hombres contra una mujer, cuyos gritos alertaron a los militares.

Según ha informado hoy la Guardia Civil en una nota, pasadas las 00:00 horas de hoy los dos suboficiales, pertenecientes al Regimiento de Caballería Alcántara 10, oyeron la petición de auxilio de una persona en la zona de los Pinares de Rostrogordo.

Guiados por los gritos, llegaron hasta la escena del suceso, donde vieron a una mujer tendida en el suelo, que forcejeaba con dos varones adultos, que la agredían sexualmente, utilizando para ello "fuerza y violencia", según el instituto armado.

Ambos procedieron inmediatamente a auxiliarla, al tiempo que retuvieron a los agresores y llamaron a una patrulla de la Guardia Civil, que se encontraba por la zona ejerciendo la vigilancia del perímetro fronterizo.

Los agentes procedieron a la detención de estas dos personas, A.B., de 40 años, con residencia comunitaria y domicilio en Melilla, y H.K., de 32, con domicilio en la vecina provincia de Nador (Marruecos), a los que se les ha aplicado el protocolo establecido para este tipo de sucesos de agresión sexual.

La víctima una joven de 20 años, también marroquí, fue atendida de sus lesiones, de carácter leve, salvo complicaciones, consistentes en arañazos, hematomas en varias partes de su cuerpo y una herida en su oreja izquierda de la que manaba sangre.

La Guardia Civil asegura que la rápida y decidida actuación de estos militares ha evitado que se consumase el delito de penetración a la mujer, vecina de Beni Enzar.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA