Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 abril 2014
00:20
Actualizado a las 

La Razón

Iberoamérica

«El cáncer se le ha extendido a los huesos»

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Hugo Chávez, a su llegada anoche al aeropuerto de La Habana, en Cuba
Hugo Chávez, a su llegada anoche al aeropuerto de La Habana, en Cuba

En Cuba Hugo Chávez se siente querido, cuidado pero sobre todo protegido de las cámaras y periodistas. Sin embargo no eligió un buen momento para viajar a la Habana repleta de reporteros ante la llegada del Papa.

Es por esto que prefirió entrar por la puerta grande, sonriente y con su camisa de color azul esperanza, recibido en el aeropuerto José Martí de La Habana por su homologo y aliado cubano Raúl Castro, una llegada emitida en directo por la televisión nacional. Nada que ver con anteriores visitas, cuando nadie puso seguir sus pasos.

Tampoco es un secreto que ayer comenzó el tratamiento de radioterapia. Este domingo también Chávez realizó un contacto telefónico con el vicepresidente, Elías Jaua."Anoche mismo me aplicaron la primera sesión de radioterapia, afortunadamente sin ningún tipo de problema", dijo el Presidente. "Debo estar en Venezuela, Dios mediante, el jueves 29", dijo.

El jefe de Estado aseguró que recibirá cinco sesiones consecutivas de radioterapia y luego tendrá dos días de descanso: "Hoy (Domingo) tengo la segunda aplicación, son cinco de forma consecutivas más dos días de descanso. (...), Yo estaré por allá dios mediante el jueves", aseveró.

Sin embargo otras fuentes médicas consultadas por LA RAZÓN, estiman que el comandante pase al menos una semana en la Habana puesto que "la radioterapia son varios días (seguidos) y luego un receso" nos comenta uno de los enfermeros del hospital Cimeq donde es tratado el presidente de Venezuela. Este centro es la joya del sistema de salud de Cuba. Entre sus pacientes figura Fidel Castro.

Un bunker de hospital
A pesar del que el hospital se ha convertido en un bunker, LA RAZÓN estuvo recorriendo sus instalaciones. Construido en 1979, simultáneamente con el Palacio de las Convenciones de La Habana, con motivo de la VI Cumbre del Movimiento de Países No Alineados, también han recibido atención en él prominentes políticos latinoamericanos y africanos, entre ellos, la extinta líder comunista chilena Gladys Marín, por un tumor cerebral.

Es el hospital más avanzado de Cuba, país donde los servicios de salud son gratuitos, y su edificio de dos y tres plantas ocupa un extenso predio situado cerca de las casas de Fidel y Raúl Castro.

Aunque este hospital no tiene una planilla exclusiva de médicos, el equipo que atiende a Chávez son siempre los mismos, traídos de varias regiones de Cuba como Cienfuegos y Santiago.

Comenzó a ser construido por cuadrillas de presidiarios, que luego fueron reemplazadas por brigadas de construcción, conformadas por empleados estatales que, mediante este sistema, levantaban su casa propia. Carlos, un brigadista que trabajó en la obra  del Cimeq, contó que los presos fueron sustituidos pues dejaban muchas fallas en la edificación, que él y sus compañeros tuvieron que refaccionar.

"Hubo que corregir muchas trampas y errores que habían hecho los presos, y acabar de levantar toda la estructura en largas jornadas, pues tuvo que terminarse antes de la Cumbre", recordó el ex brigadista, que tiene ahora 59 años. Con Carlos recorremos los pasillos de centro recientemente pintados de azul "piscina". Esto lo han pintado por Chávez, asegura nuestro guía. Las baldosas aunque viejas, relucen a nuestro paso.

En el interior de las salas la maquinaria es de primera. Tecnología china y rusa de última generación. Aquí Chávez se sometió a la extirpación de un primer tumor canceroso en junio de 2011 en La Habana, que requirió posteriormente varios ciclos de quimioterapia. Después de dar por superada la enfermedad en noviembre, el mandatario sufrió una recurrencia se vio obligado a someterse el 26 de febrero a una nueva operación en Cuba, para extraerle un segundo tumor en la misma zona.

Ahora el mandatario llega convaleciente, visiblemente hinchado. Según filtraron algunos doctores especializados, el cáncer del mandatario se habría extendido a los huesos. Ninguno de los doctores consultados por este diario quiso dar su nombre. Sin embargo uno de los cirujanos aseguró que "la planta en la que el Presidente es tratado alberga enfermos de todo tipo, algunos terminales y otros en recuperación. Ambos reciben quimioterapia. Si se trata de metástasis avanzada, por medio de muchas sesiones se puede llegar a alargar la vida hasta un año"

El Papa y Chávez
El Mandatario venezolano llegó a la isla un día antes de la llegada del papa Benedicto XVI para una visita que se prolongará hasta el miércoles. En la Plaza de Armas los cubanos debatían "a lo mejor quiere  aprovechar el tirón mediático del Papa para aparecer en los medios internacionales" asegura uno de ellos, mientras degusta un helado de la popular marca Copelia.

Ayer medios venezolanos publicaban que el Papa habría aceptado la solicitud hecha por el gobierno venezolano y recibirá a Hugo Chávez en La Habana durante 15 minutos el próximo martes en una reunión privada. Sin embargo desde el Vaticano se apresuraron a desmentir esta información.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA