Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 23 octubre 2014
06:32
Actualizado a las 

La Razón

Otros reportajes

Medio millón de euros para despedirse de la crisis por la puerta grande

  • Presentado en una feria de la industria funeraria, el coche más caro del mundo para hacer del traslado del féretro un evento de lujo.

  • 1
El coche de lujo tiene un cuerpo de aluminio esculpido de 600 piezas ensambladas
El coche de lujo tiene un cuerpo de aluminio esculpido de 600 piezas ensambladas

La marca «Rolls-Royce» es sinónimo de lujo extremo al volante, a pesar de que el modelo de negocio de la empresa esté en realidad basado en su catálogo de motores de avión, propulsores marinos y sistemas energéticos.

La compañía de origen británico cuenta en el mercado con vehículos como el «Phantom», una joya icono de la elegancia, que ha sido personalizada por el productor de objetos de lujo Stuart Hughes, que «embalsamó» el vehículo en oro a un coste de seis millones de euros.

Llevando este espíritu selecto y de lujo al extremo, los multimillonarios podrán realizar el último viaje en un coche fúnebre dado a conocer en la «Tan Expo» de Bolonia (Italia), feria especializada en la industria funeraria. Un «Rolls-Royce B12» valorado en medio millón de euros para completar del traslado al cementerio un auténtico espectáculo ajeno a la crisis económica mundial.

El «B12» tiene un cuerpo de aluminio esculpido de 600 piezas ensambladas, con un motor «V12», suspensión neumática para nivelar automáticamente el vehículo, un chasis de más de siete metros. Se trata del coche más caro del mundo para trasladar un féretro.

El funeral más caro, inigualable
A pesar de la exclusividad de un servicio funerario engalanado con un «Rolls», cualquier derroche parece que quedará siempre en una nimiedad frente al peso de la Historia. Un estudio llevado a cabo en 2010 estimó que el funeral del conquistador Alejandro Magno ha sido la despedida más cara que ha existido. Extrapolando los costes a la actualidad, el evento hoy en día hubiera supuesto un gasto de casi 500 millones de euros. Una carretera entre Babilonia y Alejandría por donde pasó una carroza fúnebre, un ataúd de oro y un sarcófago, todos esculpidos en oro, quedarán por mucho tiempo liderando la lista.

Vídeos

  • 1