Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 02 septiembre 2014
23:29
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

La Corona y el mundo hispano por Jesús Fonseca

  • 1

Los Reyes y los Príncipes de Asturias, dedicarán los próximos meses a ensanchar la Comunidad Iberoaméricana de Naciones, desde España y desde la América Hispana. Un verdadero acierto.  En este objetivo, como no podía ser de otra manera, está incluído Brasil. «Todos somos hispanos», solía decir José Saramago. A Brasil irá el Rey en junio, después de asistir a la firma del tratado de la Alianza del Pacífico en Santiago de Chile. Otro país en el que se demuestra este empeño de Reyes y Príncipes es Haití. Pocas naciones hay en elmundo tan implicadas en levantar la vida en Haití como España, a través de un intensísimo programa de cooperación. Al frente, sin que apenas se note, pero muy eficazmente, está la Reina, empujando desde el primer día. Es muy posible que el propio Don Felipe acuda a Puerto Príncipe en los próximos meses, con motivo de la toma de posesión del nuevo presidente de la República Dominicana. Y todo esto es muy positivo. Bueno para todos, desde cerca o desde lejos. Redunda en nuestro progreso y bienestar, aquí y allá. En la proyección internacional de unos y otros. No es sólo que los países iberomericanos formemos una gran familia, es que tenemos músculo en cultura, saberes y valores, y posibles económicos. Y crecemos imparablemente. En eso estamos. Y es una pena que, a veces, no nos demos cuenta. Lo que importa en monarquía es la eficacia y el respeto. La utilidad y el servicio. Por eso es una suerte que tengamos una Familia Real a la altura de estos retos. Que funciona bien. Que saben cual es su papel y lo cumplen, volcados en lo que verdaderamente importa, para alegría de la inmensa mayoría y sorpresa de unos pocos, que no dejarán de sorprenderse nunca. Ni buscar a toda hora cinco patas al gato, lleve corona o no.

Vídeos

  • 1