Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 27 julio 2014
14:51
Actualizado a las 

La Razón

Religión

El verdadero rostro de Cristo

  • El análisis forense de la Sábana Santa y el Sudario de Oviedo permiten reconstruir el cuerpo del Crucificado

  • 1
Imagen expuesta a partir de los datos forenses que aporta la Sábana Santa. La vista percibe el anverso y el reverso de un hombre
Imagen expuesta a partir de los datos forenses que aporta la Sábana Santa. La vista percibe el anverso y el reverso de un hombre

Madrid- En la catedral de Málaga, hasta junio, puede verse un Cristo único, a tamaño natural, que no sigue la tradición artística de la imaginería española ni andaluza, sino los rasgos forenses que describe la Sábana Santa de Turín. Las heridas desgarradoras del látigo romano de tres correas acabadas en bolas de plomo, las más de 50 heridas sangrantes en la cabeza, que sólo un casquete de espinos pudo causar, un cuerpo con una rigidez cadavérica muy pronunciada, antes de que se iniciase la putrefacción, una lanzada en el espacio entre la quinta y sexta costilla...

La Sábana Santa es elocuente para los forenses cuando se analiza con las herramientas modernas, pero la escultura que ha realizado Juan Manuel Miñarro es elocuente a simple vista. «Para realizarla me he olvidado de la tradición, del arte, me he centrado sólo en los datos forenses de la Sábana Santa combinados con los del Sudario de Oviedo», explica este profesor de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, cuya tesis doctoral se centra en la anatomía de los crucificados en la escultura. «Tengo 58 años y hago imágenes religiosas desde que acabé la carrera, pero la Sábana Santa cuenta lo que los textos bíblicos o las tradiciones artísticas no detallan». Cuando Constantino prohibió las crucifixiones en el siglo IV, el mundo olvidó con qué técnica crucificaban los romanos. De hecho, los evangelios no detallan que se usasen clavos al describir la ejecución de Jesús: sólo el apóstol incrédulo, Tomás, los menciona cuando pide tocar las heridas. Los artistas durante siglos pintaron clavos en las manos. Pero la Sábana Santa y la arqueología coinciden: el clavo va en el antebrazo... como parecen sugerir también las monedas de oro bizantinas del año 685 que se recogen en la exposición. En la Sábana Santa de Turín hay manchas de sangre, y también una imagen misteriosa, el anverso y el reverso de un hombre barbudo, sus manos cruzadas, sólo cuatro dedos por mano... igual que en las miniaturas del año 1150 del Códice Pray que se guarda en Budapest, como si el dibujante hubiese visto la Sábana a simple vista, antes de que desapareciese de Constantinopla en la Cuarta Cruzada, en 1204, para reaparecer en 1353 en Lyrey, Francia, en manos del caballero Geoffrey de Charny, heredero de cruzados franceses. En 1988 se tomaron fragmentos de la Sábana Santa para datarlas por Carbono-14 en tres laboratorios distintos en Arizona, Oxford y Zúrich. Esta prueba la databa como una tela producida entre el año 1260 y 1390. ¿Cómo puede entonces inspirar monedas, retratos o miniaturas de varios siglos antes? El productor de la exposición de Málaga, Álvaro Blanco Cruz, señala dos posibles causas de que la prueba del Carbono 14 sea ineficaz: que se tomasen para la prueba remiendos posteriores o que la prueba no funcione por ser tejido contaminado por causas ambientales, incendios, etc...

Propiedades irrepetibles
Álvaro Blanco enumera las propiedades de la Sábana, «nueve características que nadie ha podido reproducir juntas». «Es extremadamente detallada, y el microscopio muestra los arañazos del látigo romano. La imagen no usa tintes ni pinturas. Tiene muchas resistencia a las altas temperaturas sin que se pierda la imagen. No se decolora. Es un negativo gigantesco sobre lino, que sólo se ve al invertir la imagen, varios siglos antes de inventar la fotografía. Tiene manchas de sangre, de tipo AB, igual que el Sudario de Oviedo. La imagen es tremendamente superficial, apenas penetra en la tela, no muestra direccionalidad como una pintura. Y con la tecnología moderna podemos ver en ella volumen en el rostro, el cuerpo, la nariz, las mejillas, etc.»

La exposición en la catedral de Málaga (Sabanasantaexpo.com) viajará a otras ciudades y países a partir de junio, con un bagaje de preguntas bimilenarias para el hombre y la ciencia del siglo XXI.


LOS INDICIOS DE LA HISTORIA Y LA CIENCIA
AÑO 1150 D.C.
El Códice Pray, de la Biblioteca Nacional de Budapest, representa al Cristo yaciente, con manos de 4 dedos y en la misma posición que en la Sábana Santa de Turín.
«RIGOR MORTIS»
Así envolvió la Sábana al cuerpo que contenía, con las rodillas elevadas por efecto del «rigor mortis» que se produjo tras la muerte del sujeto
MONEDAS BIZANTINAS
El sólido de oro del año 685 muestra el agujero en la muñeca, como en la Sábana, y no en la palma como era habitual en el arte.
LA PISTA DE OVIEDO
El Sudario o Paño de Oviedo envolvió así la cabeza de un hombre con heridas y sangre que coinciden en un 75% con las que se observan en la Sábana Santa de Turín.

Vídeos

  • 1