Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 18 diciembre 2014
09:22
Actualizado a las 

La Razón

El Fundi: «Menos mercantilismo y más espectáculos serios y dignos»

  • 1
«Después de muchos percances escuché a esa plaza entregada y me sentí a gusto»
«Después de muchos percances escuché a esa plaza entregada y me sentí a gusto»

José Pedro Prados «El Fundi» se cortará la coleta en cuanto finalice la temporada. Después de su triunfo el Domingo de Resurrección en Madrid compartió con LA RAZÓN sus mejores momentos como torero, el año que le queda y su visión sobre el futuro de la Fiesta.

–El pasado Domingo de Resurrección cortó una oreja en Madrid, ¿qué significó para usted?
–Fue un paso muy importante, ya que saboreé un triunfo en una plaza especial donde llevaba mucho tiempo sin sentirme bien.

–Se le vio especialmente emocionado,  ¿fue por todo lo que ha vivido en este coso durante años?
–Por mi situación personal llevaba años sin encontrar mi sitio en Madrid. Después de muchos percances, escuchar a esa plaza entregada, encontrarme a gusto conmigo mismo y con el toro me emocionó.

–¿Se siente reconocido como torero en Madrid?
–Reconocido no. Me han exigido mucho. No siempre me he sentido bien valorado. Estos últimos años sí, ahora las cosas parecen que vuelven a su cauce.

–¿Se considera un torero que ha tenido que luchar más que otros para demostrar su valía?
–Supongo que como cualquier aspecto de la vida unos lo tienen fácil y otros difícil. Yo el camino que he llevado es el que he tenido, más complicado que el de otros compañeros, pero seguro que también ha habido otros que lo han tenido más difícil que yo. Me siento orgulloso de lo que he conseguido y todo lo he hecho con la mayor dignidad posible.

–Esta es su última temporada, ¿está siendo especial?
–Yo quiero que lo sea. Estoy intentando hacer las cosas lo mejor posible para poner el broche final a una trayectoria de 25 años como matador de toros.

 –¿Qué siente al ver que esto se acaba?
–Por ahora no quiero sentir nada. Cuando llegue la última corrida sentiré nostalgia. Pero más el año que viene, cuando no tenga que entrenar, cuando se acabe el pensamiento, la concentración en las corridas. Siento la ilusión de acabar una carrera larga.

 –¿Qué ha sido lo más duro de todos estos años?
–El accidente que sufrí cuando me caí del caballo haciendo acoso y derribo. Estaba en el mejor momento de mi carrera. Además, la gente en general, los empresarios, la prensa me dejaron de lado y me apartaron, eso me dolió mucho. Creo que me podrían haber dado mucho más margen.

– Si tuviera qué elegir una tarde, ¿con cuál se quedaría?
–No me podría quedar con una. Recuerdo la tarde de Aranjuez en 1981; el primer paseíllo en Fuenlabrada; la alternativa de 1987 en Villaviciosa de Odón (Madrid). Me quedo con mi lucha en general.

– Desde que empezó hasta ahora, ¿qué ha cambiado en el toreo?
–Ha cambiado de manera especial en esta última década. Se está abusando mucho del mercantilismo. Se da mayor importancia a otras cosas y lo que realmente tiene valor es el toreo en general. Todo esto se refleja en los carteles y al final lo pagamos todos, en especial la afición.

– ¿Qué se podría hacer para acercar la Fiesta a los jóvenes?
–Dar espectáculos dignos, serios y con categoría. Una mayor promoción de las televisiones, públicas y privadas, con imágenes frecuentes y contenidos de calidad.

Síguenos en