Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 26 octubre 2014
07:26
Actualizado a las 

La Razón

Otros reportajes

Un edificio español se cuela entre los 21 más feos del mundo

  • La lista de los edificios más feos del mundo es un viaje a golpe de sobresalto. Tamaños desproporcionados, alusiones a cestos de mimbre, flores o champiñones, bloques en forma de elefante o donut o apuestas posmodernas encajadas en barrios que no lo son. Y, entre todas ellas, una aportación española. A buen seguro que unas cuantas más lo merecerían.

  • 1

¿Cuáles son los edificios más feos del mundo? Para gustos, los colores. A buen seguro que cada uno tendrá sus propios candidatos, pero aunque en la presente lista no estén todos los que son, sí parece que sí son todos los que están. La ha elaborado el diario británico The Daily Telgraph, y está dando mucho que hablar.

Lo más llamativo es que en la relación de los 21 edificios más horribles se ha colado, en el puesto 9, uno español. Es el conocido como "Edificio Mirador" o "mirador de Sanchinarro", en uno de los nuevos barrios de Madrid, diseñado por la firma de arquitectos holandesa MVRDV y la arquitecta española Blanca Lleó.

La mole de ventanas irregulares, de distintos colores y tamaños, tiene una abertura en medio, el "mirador", y se inauguró en 2005. Es visible no sólo desde este nuevo barrio, sino también desde buena parte de la carretera de circunvalación M-40, y también tiene sus defensores. Desde luego, es la construcción con más personalidad de todos los nuevos desarrollos urbanísticos de la capital.

La Torre Velasca de Milán, el edificio más feo
La lista elaborada por el Telegraph  ha sido confeccionada de la forma más democrática posible,  a través de las sugerencias de los lectores, que se han convertido en los auténticos críticos de urbanismo. Está encabezada, por aclamación popular, por la Torre Velasca de Milán, una espantosa mole de cemento levantada en los años 50, y de la que reniegan los habitantes de la ciudad italiana.

Corea del Norte aporta, según la clasificación, el segundo edificio más feo del mundo, el hotel Ryugyong, una torre de 105 pisos que termina en punta. Su construcción se inició en 1987 y, aunque externamente parece estar totalmente concluida, aún no hay noticias de que vaya a inaugurarse. Será difícil, desde luego, encontrarle clientes.

El podio lo completa la Librería Nacional de Pristina (Kosovo), abierta en 1982 y diseñada como la unión de una serie de bloques coronados por cúpulas en forma de champiñón. Sin comentarios.

En los puestos siguientes de los edificios más feos, los lectores sitúan el Fang Yuan Building de la ciudad china de Shenyang (un primo hermano del Mirador de Madrid, pero con forma de gigantesco donut), las "agujereadas" Tours Aillaud de París, la embajada rusa en La Habana, la catedral de Liverpool -un templo con forma de forma de cohete a punto de despegar- o la Federation Square de Melbourne.

Un hotel con forma de elefante y una cesta gigante
Tras el edificio madrileño, y en los puestos del 10 al 21 se colocan todo tipo de arriesgadas y controvertidas propuestas urbanísticas, desde el Elefant Building de Bangkok (al que no le faltan ni la trompa, ni las orejas ni los ojos), el edificio de la Radio Eslovaca (metido con calzador entre los edificios), el Hotel Gran Lisboa de Macao, la Biblioteca Nacional de Bielorrusia o los Apartamentos Ponte City de Johanesburgo.

Del resto, una entrada en la lista especialmente llamativa, que a buen seguro tendrá sus detractores y sus defensores. Imaginen una gigantesca cesta de mimbre en medio de un prado. Pues ya tienen la sede de la Logaberger Basket Company en Ohio (Estados Unidos).
 

Vídeos

  • 1