Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 29 noviembre 2014
03:21
Actualizado a las 

La Razón

Afinar el desconcierto autonómico

Ignacio Diego: «Ahora lo que se requiere es un ejercicio de corresponsabilidad»

  • Nace en: Madrid. Edad: 51 años. Currículum: licenciado en Ingeniería Técnica Agrícola por la Universidad de Palencia. Experiencia: fue presidente de las nuevas generaciones del PP de Cantabria y  alcalde de Astilleros  hasta 2006. En las autonómicas de 2011 fue elegido presidente. Su programa anticrisis: Ignacio Diego apuesta por la iniciativa privada para estimular el empleo y el crecimiento

  • 1
Ignacio Diego, presidente de Cantabria
Ignacio Diego, presidente de Cantabria

–¿Habría que reformar el modelo autonómico?
–Hace más de 30 años se aprobó una Constitución y, en ese marco, un Estado autonómico. Durante más de tres décadas, y en base a ese sistema, España ha avanzado, se ha mejorado la prestación de los servicios y ha habido un progreso económico razonable. En los últimos cuatro o cinco años se ha dado la coincidencia de malos gobiernos. Un gobierno de muy malos gestores, como  Zapatero y Rubalcaba, que han abocado a España a una situación crítica; y, al mismo tiempo, gobiernos regionales muy malos, como ha sido el caso de Cantabria, con Revilla y sus compañeros socialistas gestionando los destinos de nuestra comunidad de una manera deplorable y también abocando a Cantabria a una situación crítica. Corregir esto va a requerir esfuerzos, sacrificios y, además, supondrá hacer cambios que son absolutamente necesarios. Desde las comunidades debemos hacer un ejercicio de responsabilidad a la hora de asumir que, en lo que respecta a las competencias que no podemos financiar adecuadamente, tenemos que proponer y debatir hasta alcanzar acuerdos que garanticen la buena prestación de los servicios y que éstos sigan siendo asequibles a todos.

–¿Apoya la devolución de competencias?
–Creo que no sería un ejercicio de responsabilidad como el que requiere el momento en el que nos encontramos. Ahora lo que se requiere es un ejercicio de corresponsabilidad entre el Estado y las comunidades. El Estado debe liderar medidas que tienen que ser comunes para todas las comunidades, mientras que éstas no pueden sustraerse al necesario deber de asumir esas medidas, desde el diálogo, el acuerdo y el consenso.

–¿Qué reforma plantearía?
–Hay dos competencias plenamente transferidas a las comunidades autónomas, como son Sanidad y Educación, que, en el caso de Cantabria, suponen algo más del 60 por ciento del presupuesto del Gobierno. Si a ello añadimos la gestión realizada por el anterior Ejecutivo cántabro, que, en el caso de la Sanidad, generó una deuda de 261 millones que compromete no sólo la propia Sanidad, sino el funcionamiento del Gobierno. Por lo tanto, se hace preciso reformular las condiciones en que se presta el servicio.

–¿Cree que ahora es el momento?
–Si no lo hacemos ahora, si no reformulamos esas prestaciones manteniendo su gratuidad y su calidad, estamos abocados a una situación que puede amenazar la viabilidad del propio sistema autonómico.

–¿Cree que podrá cumplir el objetivo de déficit que marcan los nuevos presupuestos?
–Después de un análisis y estudio pormenorizado de lo que creíamos necesario hacer, el Gobierno de Cantabria ha puesto en marcha un Plan de Sostenibilidad serio que, además de dar viabilidad a la comunidad autónoma, considero que nos va a permitir cumplir con ese objetivo de déficit que plantean los presupuestos.

–¿Cree que existen duplicidades que se pueden evitar entre CC AA y Estado?
–Sin duda es otra de las cuestiones que deberían tratarse en profundidad con el objetivo de evitar situaciones que resultan, desde todo punto de vista, paradójicas. En este caso, como en otros, es preciso aplicar el sentido común, sobre todo cuando estamos hablando de reducir el gasto de las administraciones.

–¿Está a favor de que el Gobierno intervenga a las comunidades que no cumplan?
–Estoy a favor de que se adopten todas aquellas medidas que sean necesarias para corregir la deriva a la que nos abocó la falta de liderazgo de un Gobierno socialista que nos ha situado en condiciones muy difíciles de las que estoy seguro que, con los pasos que se están dando desde el Gobierno de Mariano Rajoy, vamos a poder salir.

–¿Por qué los mercados justifican el acoso a España en el modelo autonómico?
–Si hubiera existido el liderazgo del que antes hablaba, si hubiera existido la necesaria corresponsabilidad entre Estado y comunidades, ahora no estaríamos planteándonos este tipo de cuestiones. Si quien debió hacerlo hubiera tomado en su momento las medidas que se le reclamaban, nadie estaría poniendo en cuestión un modelo que, como dije, durante treinta años ha servido para hacernos avanzar y mejorar en la prestación de servicios.

–¿Cree que después de esta crisis cambiará el modelo de bienestar tal y como lo conocemos?
–El actual modelo de bienestar es un derecho que nos hemos otorgado los españoles y del que podemos sentirnos orgullosos. Me gustaría y quiero pensar que vamos a seguir disponiendo de él y que, aunque pueda ser necesario reformularlo por exigencias de la situación a la que nos enfrentamos, sólo sea de forma transitoria.

–¿En qué puede ahorrar gasto una comunidad autónoma?
–El Gobierno de Cantabria, nada más tomar posesión el pasado mes de julio, adoptó una serie de medidas tendentes a reducir el gasto. Otras medidas se refieren a los procesos de contratación, pero es importante también racionalizar el número de empresas públicas y en ello el Gobierno de Cantabria se ha puesto a trabajar, bien realizando fusiones o suprimiendo aquellas que se consideraban prescindibles. Pero lo principal es evitar el despilfarro, no cayendo en la tentación de pensar, como dijo una ministra socialista, que el dinero público no es de nadie. Es de todos, y a quienes los ciudadanos nos han otorgado la responsabilidad de gobernar nos compete velar por que ese dinero que es de todos no se gaste sin sentido.

Vídeos

  • 1