Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 26 julio 2014
19:07
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Mugió la vaca muerta por Martín Prieto

  • 1

Hace pocas semanas Brufau anunció en Vaca Muerta, provincia de Neuquén, en las faldas de la Cordillera, un yacimiento inmenso de petróleo de rara extracción. Hay que barrenar el terreno, introducir explosivos e ir rompiendo la bolsa del crudo. No es una extracción que convenza a los ecologistas, pero se ha experimentado con éxito en diferentes zonas del mundo. El volumen teórico de Vaca Muerta aceleró los instintos nacionalizadores de la banda K.  Axel Kicillof, jovencísimo secretario de Estado de Economía es el caballero de estas andanzas. Un radical marxista que se reclama de los montoneros (el peronismo armado de Izquierdas) y que se atrevió a presentar su tesis doctoral en la Facultad de Económicas con un panfleto analizando las tácticas guerrilleras de Ernesto Che Guevara. Número dos de «La Campora» (la organización de masas hirchnerista) tiene como jefe a Máximo K. fracasado escolar y aspirante a suceder a mamá. Tras la Vaca Muerta hay muchas moscas. Petroleras estadounidenses estarían soñando con ella y los chinos que buscan desesperadamente petróleo por todas partes sin hacer ascos a regímenes o sobornos ya estarán estudiando los informes sobre la Vaca. El interés hace que España esté sola. La Unión Europea pronuncia grandes palabras de solidaridad, pero insiste en que nos arreglemos entre las partes. La secretaria de Estado americana, Hilary Clinton, nos ha tratado con desdén, y la Justicia Internacional tardará años en darnos la razón suponiendo que queramos llegar jurídicamente hasta el final. Cortar las importaciones de biocombustible, soja o carne es matar la gallina cortándole las plumas de la cola. El toco-mocho está servido y la tradicional amistad hispano-argentina no sirve para nada. Con el tiempo, tras YPF Repsol será expulsada a las tinieblas exteriores. La Vaca Muerta va a  seguir mugiendo durante muchos años.
 

Vídeos

  • 1