Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 julio 2014
17:20
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas y Opinión

Un acuerdo simbólico por Sergio ALONSO

  • 1
Un acuerdo simbólico, por Sergio ALONSO
Un acuerdo simbólico, por Sergio ALONSO

El Ministerio de Sanidad y las comunidades han dado un simbólico paso para la curación del malherido Sistema Nacional de Salud. Después de años de rodeos inexplicables, de medidas-parche que no solucionaban nada y de actuaciones acomplejadas, los altos cargos estatales y autonómicos le han puesto el cascabel al gato de la bancarrota sanitaria, optando por el remedio más a mano, el más sensato y quizás el más justo: la revisión del copago farmacéutico. Siguiendo la estela de las proclamas pancarteras de parte del PSOE o guiados quizás por el temor al nuevo agujero que sufrirán en el propio bolsillo, muchos ciudadanos pensarán que menuda gracia va a ser tener que pagar más ahora por los fármacos adquiridos en la farmacia. Es razonable el enfado inicial, pero tengan en cuenta los que así piensen que, además de terriblemente ineficaz, el sistema vigente de pago por los medicamentos es predemocrático e injusto, al obligar, por ejemplo, a un parado que ha agotado la prestación a sufragar parte de los medicamentos mientras un jubilado con la pensión más alta queda exento de hacerlo. Si el argumento no les vale, ahí van otras dos razones para aplaudir la medida. La primera es  el roto que dejó el PSOE en la Sanidad: un agujero de más de 16.000 millones que ha puesto al sistema al borde del colapso y a las empresas con pie y medio fuera de nuestro país. La otra es el abusivo acopio de medicinas en los domicilios españoles. Medicamentos que pagamos todos y que muchas veces acaban en la basura. ¡Qué mejor medida para evitarlo que aquella que disuade la adquisición innecesaria! Dicho esto, conviene resaltar no obstante que la verdadera reforma de la Sanidad está por llegar. Aún faltan muchas medidas estructurales.
 

Vídeos

  • 1