Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 23 abril 2014
22:40
Actualizado a las 

La Razón

Destinos

Ceuta: sorpresa al norte de África

  • A medio camino entre Europa y África, la Ciudad Autónoma de Ceuta atrapa al viajero por su legado histórico y su crisol de culturas. Pero aquí tampoco faltan las playas de arena fina, los lugares de tapeo o el ocio nocturno
     

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Cuenta la mitología griega que África y Europa estaban unidas por una cordillera, hasta que Hércules, en su lucha con Anteo, de un golpe de su maza abrió una brecha, conocida hoy como Estrecho de Gibraltar. La leyenda parece convertida en realidad cuando, en días despejados, paseando por la bahía de Ceuta, divisamos a lo lejos el Estrecho, como una sombra lejana que tiene a Gibraltar como mascarón de proa de la Península Ibérica.
El aroma a salitre y el ambiente húmedo inundan las calles de Ceuta, crisol inédito de culturas, religiones, olores y sabores únicos en el país que sorprende a propios y extraños. No es para menos, pues la Ciudad Autónoma es una de las puertas de Europa a África, un lugar donde el mar Mediterráneo, el océano Atlántico y la presencia de dos continentes se entremezclan para crear una personalidad única, donde conviven cristianos, judíos, musulmanes e hindúes. Razones más que sólidas para atraer al viajero ávido de nuevas experiencias.
Ciudadela batallada y deseada, plaza de comerciantes y navegantes, Ceuta sorprende al foráneo por su ambiente. Animada y bulliciosa, pero tranquila y serena a la par, la ciudad es una amalgama de comunidades que viven en armonía. Mezquitas, sinagogas, iglesias y templos tiñen de variopintas pinceladas las calles. El recorrido de la urbe puede empezar en la plaza de África, uno de los lugares más concurridos, donde se sitúa el santuario de la Virgen de África, su patrona, del siglo XVII. Paseamos junto a la playa de la Ribera, desde donde se contempla la costa marroquí, hasta llegar al mercado de abastos, para encaminarnos por el Paseo del Revellín, salpicado de tiendas, hacia la plaza de los Reyes. Aquí, la Casa de los Dragones es parada obligada.

Parque Marítimo
Pero si hay algo que no debemos perdernos es, sin duda, el Parque Marítimo del Mediterráneo, un centro de 56.000 metros cuadrados diseñado por César Manrique sobre terrenos ganados al mar, dedicado al baño, al ocio, al deporte y al relax. Con una laguna de 18.000 metros cuadrados de agua salada bombeada desde el mar, repartidos en tres lagos rodeados de vegetación exótica y cascadas, este rincón se alza como el recoveco idóneo para desconectar. Un solarium, jardines tropicales y un circuito botánico salpicado de esculturas móviles completan su oferta.
El entorno medioambiental de la ciudad,unido a un clima privilegiado, con más de 300 días soleados al año y una agradable temperatura, invitan al viajero a la práctica de deportes, en especial los náuticos, como excursiones en kayak, pesca, paseos en barco avistando delfines o bucear en la joya mediterránea ceutí: el coral rojo. Sin olvidar que tierra adentro, las rutas de senderismo por el Monte Hacho o descubriendo los fortines Neomedievales son idóneas para toda la familia.
Sin salir de la ciudad, el foso que circunda sus murallas, el único navegable marítimo, es otra de las excursiones imprescindibles. Rodear la villa a bordo de un barco por los viejos emplazamientos artilleros resulta todo un espectáculo, pues casi podemos tocar con la punta de los dedos las garitas y murallas.
Tampoco puede faltar una jornada de compras, pues Ceuta goza de un régimen fiscal favorable respecto a la Península, lo que se traduce en mejores precios en artículos de consumo, tales como joyería, licores, tabaco, electrónica y otros. Después de comprar, no conviene perderse una visita nocturna recorriendo la historia de la ciudad dentro de sus murallas reales, entre las que se descubren numerosos bares y restaurantes donde disfrutar de la excelente gastronomía local. Hay que pasear con calma cuando las sombras de los focos dan paso a un ambiente bullicioso para disfrutar de los manjares ceutíes. Productos del mar y de la tierra que sirven de broche de oro para un viaje inolvidable.
 

>> Cómo llegar. Desde el puerto de Algeciras zarpan modernas embarcaciones que recorren el Estrecho en sólo 45 minutos. Balearia, FRS y Acciona Mediterránea ofrecen este servicio desde 25 euros. También puede llegar en helicóptero desde el aeropuerto de Málaga o desde Algeciras en apenas 7 minutos.
>> Ofertas. Viajestrujillo.com propone descubrir Ceuta en dos días desde 80 euros con traslados, noche de hotel, entrada al Parque Marítimo del Mediterráneo, paseo en barco turístico y entrada al casino. Por su parte, la web flandriabus.com ofrece un viaje desde 89 euros con excursión de 1 día  a Marruecos con guía y visitas a Tetuán y Tánger.
>> Más información. En la web www.destinoceuta.com; en el canal de Youtube «destinoceuta»; y en las redes sociales www.facebook.com/turismodeceuta y en Twitter: @destinoceuta.
 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA