Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 30 julio 2014
00:30
Actualizado a las 

La Razón

Medicina y Sanidad

Beber agua mineral bicarbonatada sódica reduce el riesgo cardiovascular

  • Beber medio litro de agua mineral bicarbonatada sódica durante las comidas reduce hasta en un 15 por ciento los factores de riesgo cardiovascular.

  • 1

Así lo ha constatado un estudio publicado por la revista European Journal of Nutrition y realizado por un grupo de investigadores, dirigidos por la doctora Pilar Vaquero, científica del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN) y directora del Grupo de Minerales en Metabolismo y Nutrición Humana del CSIC.

El estudio, para el que se utilizó agua Vichy Catalán, empresa que ha auspiciado la investigación, muestra por primera vez el mecanismo por el que se reduce la absorción de lípidos durante la digestión tras beber este agua junto con alimentos, propios de una dieta mediterránea.

Estos investigadores ya habían determinado anteriormente que el consumo de esta agua, como parte de la dieta habitual, produce una disminución de hasta un 15% del colesterol total y del denominado como "malo", además de un aumento del "bueno".

El nuevo estudio, que ha sido presentado hoy por Vaquero, confirma estos efectos beneficiosos de beber esta agua, ya que ha determinado que su ingestión en las comidas en personas sanas contribuye a reducir el riesgo de formación de placas de ateroma en las paredes arteriales.
Es lo que en medicina se conoce como aterosclerosis, que lleva consigo un riesgo elevado de sufrir un accidente cardiovascular, como un angina de pecho o un infarto.

Con el estudio, cruzado con otra agua de control, se ha constatado que tras beber el agua en la comida principal se aumenta ligeramente el ph del estómago, con lo que disminuiría la liberación de la hormona llamada colecistoquinina, que provoca que la vesícula biliar vierta menos bilis en el intestino y así una menor absorción de lípidos.

La absorción disminuye, pero no se anula porque ese no es el fin de este agua; el objetivo, según Vaquero, es el de ser un alimento para gente sana que se quiere cuidar.

Por eso en el estudio, en el que se utilizaron criterios de la investigación clínica y biomédica, participaron 25 personas sanas, mujeres y hombres de entre 18 y 40 años, en los que la reducción de los lípidos en sangre fue de entre un 6,6 % y un 15%.

En las mujeres postmenopáusicas se consiguieron los mejores resultados frente a los jóvenes.

Vídeos

  • 1