Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 24 octubre 2014
13:48
Actualizado a las 

La Razón

Medio Ambiente y Biodiversidad

Nace en el Bioparc Valencia una cría de lémur de cola anillada

  • Los Bosques de Madagascar de Bioparc Valencia recibieron el pasado martes 24 de abril a la primera cría de lémur de cola anillada de esta primavera. Kanga, como se llama la madre, ha sido la primera hembra que ha parido.

  • 1
Foto de un ejemplar de lémur que facilita la web del Bioparc
Foto de un ejemplar de lémur que facilita la web del Bioparc

Kanga tiene ocho años y llegó a Bioparc Valencia en 2007. Es una hembra con experiencia como madre, ya que no es la primera vez que se reproduce. Ahora se puede ver proteger a su pequeña cría mientras ésta se agarra firmemente a su vientre, según ha explicado el zoológico en un comunicado.

Se trata de un primate endémico de Madagascar, es decir, solo es posible encontrarlo en este lugar. Viven en el sur y suroeste de esta exótica isla, en hábitats de bosques secos. Estos animales suelen tener una cría por parto o como mucho gemelos, se alimentan de frutas, hojas, flores, hierbas y, ocasionalmente, de insectos.

Esta especie se distingue por su larga cola anillada blanca y negra, que puede llegar a medir hasta 60 centímetros de longitud. Son animales arbóreos y terrestres, aunque pasan la mayor parte del tiempo en el suelo, manteniéndose activos principalmente por la mañana. Por ello, que en Bioparc Valencia los visitantes disfrutan viéndolos o haciéndoles fotos mientras juegan o toman el sol.

Las principales amenazas de esta especie son la destrucción del hábitat y la caza. Su amplia distribución hace que no se encuentre en una situación tan crítica como otras especies de lémures, aunque su hábitat se va perdiendo cada vez más por asentamientos humanos y por la presión de la agricultura sobre los bosques y selvas de Madagascar.

Se trata de una especie muy territorial que utiliza la cola para dispersar su olor para marcar el territorio, al frotar la cola con las glándulas de los antebrazos y luego mover la cola a un lado y a otro. Un comportamiento muy natural que puede contemplarse en Bioparc.

Vídeos

  • 1