Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 abril 2014
00:20
Actualizado a las 

La Razón

Cataluña

Las prostitutas se manifiestan contra la ordenanza de civismo

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Las prostitutas consideran que la Policía las persigue a ellas en lugar de ir a por las mafias y los proxenetas y que se las criminalice.
Las prostitutas consideran que la Policía las persigue a ellas en lugar de ir a por las mafias y los proxenetas y que se las criminalice.

BARCELONA- Unas 350 personas salieron ayer por la tarde a las calles del Raval de Barcelona para manifestarse en contra de la nueva ordenanza cívica que prohibirá ejercer la prostituciónen la vía pública. Con máscaras de colores para ocultar su rostro, silbidos e insignias como «Basta de persecución policial» o «No más multas», las mujeres que ejercen la prostitución se revelaron a favor de sus derechos.

«Nos hemos venido a manifestar por nuestros derechos y el de miles de mujeres ya que estamos en contra de cualquier política que legitima la prohibición», manifestó la portavoz de la plataforma «Prostitutas Indignadas», Clarisa Velocci. «Llevamos seis años desde que se puso en marcha la ordenanza de civismo y se ha demostrado que no ha resuelto el problema, por lo que se deben desarrollar medidas diferentes», añadió Velocci cuya entidad ha iniciado una campaña ciudadana a la que se han adherido una cincuentena de entidades como la FAVB, Ca la Dona, CCOO, el Frente de Liberación Gay, Genera, Tamaia, Casal dels Infants y la congregación religiosa de las Hermanas Oblatas, entre otras.

«No nos dejan trabajar tranquilas y sin problemas», dice una joven prostituta de origen rumano de 22 años a la que ya la han multado varias veces. «Ahora tenemos menos clientes y está peor que antes»; añade su compañera de 24 años que ejerce la prostitución en el Raval. Según datos de la asociación Genera, el número de mujeres que contactan con sus clientes en las calles del Raval ha descendido desde el inicio de la crisis económica y son menos de 150 meretrices.


 

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA