Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
  • 1
    Alfonso Ussía

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía

    Ing

Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 21 abril 2014
13:12
Actualizado a las 

La Razón

Coyuntura

El IVA subirá en 2013

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
De Guindos, Santamaría y Báñez durante la rueda de prensa
De Guindos, Santamaría y Báñez durante la rueda de prensa

El plan de acción del Gobierno para reducir el déficit público al 3% en 2013 incluirá una subida del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) el año que viene, alza que elevaría el tipo general hasta el 21%. El ministro de Economía, Luis de Guindos, no citó ayer expresamente esta tasa en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, pero adelantó que el Ejecutivo aumentará la presión fiscal indirecta, como aconsejó la Comisión Europea.

El objetivo de esta «modificación de la estructura impositiva en España», claramente impopular, es el aumento de la recaudación tributaria en unos 8.000 millones de euros, aproximadamente el 40% del ajuste que tendrá que hacer el Ejecutivo en 2013 (unos 20.000 millones). Además del alza del IVA, el Gobierno aumentará los impuestos especiales (como el alcohol y el tabaco) y reducirá las cotizaciones sociales.

El Ejecutivo cumplirá su promesa de que la subida del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), anunciada a finales de diciembre de 2011, sería «temporal». Y rebajará, previsiblemente, las cuotas que pagan las empresas a la Seguridad Social.


- Aumento de la presión fiscal

Para recaudar 8.000 millones de euros más el año que viene respecto al presente ejercicio a través de los impuestos indirectos, el Estado tendrá que subir el IVA, como mínimo, hasta el 20%, previsiblemente hasta el 21%. Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el presente ejercicio prevén unos ingresos de 47.691 millones de euros sólo por esta tasa, actualmente situada en el 18% tras la subida aplicada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero desde el 16%. La partida de impuestos indirectos aportará, en total, 69.077 millones a las arcas del Estado en 2012.

Si el Gobierno quiere ingresar 8.000 millones de euros más –es decir, unos 77.000 millones–, el grueso del ajuste deberá repercutir en el IVA, que es el que más aporta. De mantenerse el nivel de consumo actual (lo cual es dudoso, ya que el Ejecutivo también prevé una rebaja de salarios, con lo que las familias tendrán menor renta disponible para gastar), una subida del IVA al 20% aportaría 5.300 millones de euros más (los otros 2.700 millones habría que sacarlos de los impuestos especiales, que deberían subir un 15%).

Si el alza del IVA fuese hasta el 21%, la recaudación aumentaría en 7.950 millones, lo que dejaría un margen de sólo 50 millones para los especiales. En este escenario, y descontando un menor consumo de las familias, es previsible que el Ejecutivo elevará el gravamen hasta la parte alta de la horquilla, lo que nos situaría en una situación idéntica a la de Irlanda, Bélgica y Lituania y en la parte media de la UE.


- Déficit «cero» en 2016

El Consejo de Ministros dibujó ayer un escenario macro basado en la austeridad de las cuentas públicas, una «hoja de ruta» que llevará el déficit desde el 8,5% de 2011 hasta el equilibrio presupuestario en 2016, es decir, al 0%. En este largo camino, el desvío se corregirá al 5,3% este año, al 3% en 2014, al 2,2% en 2014 y al 1,1% en 2015. En total, en cinco años España podrá presumir de haber alcanzado la estabilidad en sus cuentas públicas. En el gráfico adjunto se desglosa el reparto del ajuste presupuestario entre el Estado central y las autonomías.


- La recesión terminará el año que viene

El Gobierno prevé una contracción del 1,7% en el PIB de este año, mientras que la recesión terminará en 2013 gracias a un ligero avance del 0,2%. A partir del año que viene, la economía de nuestro país crecerá de forma ininterrumpida hasta el año 2020, y durante los próximos ocho ejercicios el PIB de España registrará un aumento del 8,6%.
 El Ejecutivo espera que la demanda interna se recupere progresivamente a partir de 2014 y confía en que se mantenga un superávit comercial respecto al exterior.


- La creación de empleo comenzará en 2014

A pesar de registrar un «ligero crecimiento» el año que viene, la economía no será capaz de crear empleo, puesto que esta variable caerá un 0,4% en el conjunto del año, lo que hará que la tasa de paro cierre 2013 en el 24,2%, una décima por debajo de 2012. En 2014, el empleo crecerá un 0,7% y la tasa de paro se reducirá al 23,4%, mientras que en 2015 la creación de puestos de trabajo se acelerará al 1%, lo que permitirá que la tasa de paro cierre en el   22,3%. De Guindos aseguró que el Ejecutivo quiere ser «extremadamente prudente y cauto» con las previsiones de empleo para no generar «falsas expectativas».


-La deuda alcanzará el 82,3% del PIB el año que viene

La deuda pública, que alcanzará en 2012 el 79,8% del PIB (unos 850.000 millones de euros), se elevará al 82,3% en 2013, pero empezará a moderarse en 2014 al caer al 81,5%. De Guindos explicó que habrá superávit primario a partir de 2013, lo que permitirá estabilizar la ratio entre deuda y PIB a partir de 2014.

Vídeos

  • 1