Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 28 julio 2014
00:17
Actualizado a las 

La Razón

MOTO GP

Dani Pedrosa: «Con 16 años piensas que lo sabes todo»

  • Se siente más fuerte física y mentalmente para luchar por el título

  • 1
Dani Pedrosa
Dani Pedrosa

Jerez- Dani Pedrosa (Castellar del Vallés, 1985) juguetea con una botella de agua mineral mientras contesta. Se le ve tranquilo, satisfecho con su trabajo en pretemporada y con el buen estreno en Qatar. Se siente fuerte física y mentalmente, tras un invierno en el que ha aprovechado para fortalecer sus puntos más débiles.

–Usted está a tope, ¿la Honda también?
–En general funciona bien, aunque es una moto joven y tenemos cosas por mejorar. Las Yamaha también están a un gran nivel y la competencia está equilibrada.

–¿Las motos también maduran, como los pilotos?
–Sí, el proceso es bastante parecido. Puede ser que al principio una moto no te guste y después de un año de desarrollo te encante. Lleva un tiempo que la moto te enseñe todo lo que lleva dentro.

–¿Le gustan más las nuevas máquinas de 1.000 cc que las antiguas de 800 cc?
–Me divierto más con las 1.000.

–¿Habrá más espectáculo?
–Eso no lo sé. A mí me llena más la sensación de estar encima de éstas que de las anteriores, pero esto es algo personal y el espectador no puede ver cuánto estás disfrutando.

–¿Hace falta ser un experto en mecánica para poner una MotoGP a punto?
–El piloto no necesita muchos conocimientos técnicos. Se trata de «feeling», de informar de lo que hace la máquina en la pista. Con la electrónica puedes configurar cuánta potencia necesitas en cada momento, pero al final todo está en el acelerador.

–¿Qué es ganar?
–Lo que te mantiene cada día entrenando y sufriendo. Es muy efímero, pero tiene algo, no sé el qué, que engancha, no te deja parar y te arrastra. Te mantiene a tope y con poco te llena mucho. No hay nada como ganar.

–¿La peor derrota es la caída?
–Las hay peores. Puedes cometer un error y decepcionarte, o enfadarte si el fallo no es tuyo. Lo importante es disfrutar tanto de ganar como de no hacerlo.

–¿Se ruboriza cuando los chicos que vienen por detrás (Márquez, María Herrera, Maverick…) le tienen como ídolo y modelo?
–Para empezar son ya más altos que yo. Hace unos años estaba en su posición y de aquí a poco serán ellos los que estarán en la mía. Es la vida, el tiempo pasa.

–¿Le inquieta la llamativa progresión que lleva Marc Márquez?
–Tiene mucho talento y lo va a hacer bien desde el principio en MotoGP. Cuando nos toque enfrentarnos ya veremos.

–¿Se siente en su madurez?
–Puede que ahora me tome las cosas de forma diferente. Cuando tienes 16 años piensas que lo sabes todo y luego, con 26, ves que no. He aprendido cómo tomarme las cosas para que me vayan bien.

–¿Su buena relación actual con Jorge es un buen ejemplo de esta evolución personal?
–Sí, seguramente. Ha sido un proceso paulatino en el que hemos participado los dos.

–¿El ruido mediático que rodea al Mundial le gusta tan poco como a Stoner?
–Montando en moto con amigos me divierto mucho, pero necesito competir. Algunos actos publicitarios sí pueden ser molestos, pero hay otros que los disfrutas y valen la pena. Al principio me costó entenderlo. Yo decía: «Soy piloto y corro, nada más». Poco a poco me di cuenta de que si ganas hay otras cosas que debes hacer. Entonces sí era un poco como Casey: correr, correr y correr.

–¿Cómo ha llevado el asunto del examen de capitán de yate?
–Eso ya…


Siempre en dos ruedas
Alucina con el ciclismo en vivo
Todo el mundo sabe que su otra pasión es el ciclismo. Practicarlo y verlo, especialmente en directo. «Una etapa por la tele puede parecer aburrida, pero vivirla allí en directo es increíble. Antes de salir te dicen: ‘‘Ve al baño que en cuatro horas no paramos'', y son 400 kilómetros sin bajarte del coche que, al principio, piensas que se te harán largos, y cuando te das cuenta has llegado a la meta y han pasado muchas cosas».

Vídeos

  • 1