Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 18 abril 2014
01:46
Actualizado a las 

La Razón

Política

«Si dejase el país como el PSOE me daría vergüenza salir de casa»

  • Sáenz de Santamaría advierte de que el Gobierno está «para hacer lo que haya que hacer, sin electoralismos»

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, fue ayer una de las protagonistas «nacionales» del XV Congreso regional del PP de Madrid. Sáenz de Santamaría no hizo referencia a la subida de los impuestos indirectos anunciada ayer por el Gobierno aunque sí que quiso hablar de la herencia recibida por el Gobierno socialista y de su última campaña contra las medidas de Rajoy sobre la que aseguró que «si yo hubiera dejado el pais como lo han dejado ellos, me daría vergüenza salir a la calle». «Va a haber que hacer muchísimos esfuerzos y sacrificios», destacó.

La vicepresidenta apostó porque «de esta crisis salga un Estado más responsable», pero entonces, añadió, «hay que ser más competitivos y para ello ha habido que cambiar el mercado laboral y luchar contra el fraude». Además, Sáenz de Santamaría afirmó que hay que acabar la reforma del sistema financiero «porque sin crédito no hay gasolina. A los ciudadanos se les debe poner alfombra roja cuando quiera invertir». La «número dos» del Gobierno no ahondó en la herencia recibida por el Gobierno Zapatero porque, en su opinión, no es necesario, ya que «las consecuencias de esa deuda son las que nos han colocado en esta situación». Pese a ello, quiso trasmitir un mensaje de optimismo y esperanza a las familias que lo están pasando mal. «Viviremos meses difíciles, complicados. Va a costar mucho, pero la sociedad quiere salir adelante», apostilló. Igual que en las economías domésticas, es imprescindible, dijo, cortar el déficit, porque cuando España deje de pagar deuda se podrá destinar ese dinero a la educación, la sanidad y los servicios públicos. Pero junto al control del déficit es necesario emprender políticas para «crecer, sentar las bases de futuro y crear empleo». Durante su intervención, la vicepresidenta aprovechó para dar la enhorabuena a Esperanza Aguirre «por donde has llevado a este partido, con esfuerzo, tesón, pico y pala», porque –ha dicho– el único truco del éxito es no dejar nada al azar y renovarse continuamente, «como ha hecho este partido en sus políticas».

«Don me opongo»
Por último, Sáenz de Santamaría apostó por realizar cambios en el sistema sanitario «para que siga siendo el mejor del mundo» así como en el educativo. «Este Gobierno está para hacer lo que haya que hacer. No hay electoralismos». Para ello, la vicepresidenta afirmó que «tenemos mayoría absoluta que nos da capacidad de decisión, tenemos tiempo para poner en marcha reformas y tenemos también el impulso, apoyo y aliento que nos han dado los ciudadanos».

Uno de los barones del PP que acompañó a Aguirre en su tercera reeleción fue el presidente de Extremadura, el popular José Antonio Monago, quien criticó la actitud del líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que calificó de «don me opongo». Asimismo, en declaraciones recogidas por Ep se preguntó «cómo» va a olvidar el PP la herencia si tiene que pagar la «pluma» que ha dejado el PSOE. El presidente extremeño lamentó que Rubalcaba esté «permanente» instalando en el «no» y que solo intente «derribar» al Ejecutivo para gobernar las «cenizas» y estar en el poder. En el mismo sentido que Monago se pronunció otro de los asistentes al cónclave regional de Aguirre. El vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, tildó de «hipócrita e irresponsable» al PSOE por pedir   acuerdos y luego alentar movilizaciones contra el Gobierno. Así, acusó al secretario general de los socialistas de intentar que «fracasen» las medidas de Rajoy y pide a los cargos del PP que defiendan «sin temor» la reforma laboral.


«El espíritu que guió a Aznar»
El secretario de Estado de Administarciones Públicas, Antonio Beteta, también se dejó ver ayer en el cónclave. El que fuera consejero regional pronosticó una mejora cercana en la economía. «No tengáis ninguna duda: Madrid será el motor de la economía, y pronto, el año que viene, la recuperación llegará a España». Beteta habló de las reformas que el Gobierno se ha visto obligado a tomar. Estas medidas, dijo, «constituyen la guía de   políticas económicas del PP que son el mismo espíritu que guió a Aznar para conseguir convertir a España en un modelo a imitar».  

Vídeos

  • 1