Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 22 octubre 2014
00:30
Actualizado a las 

La Razón

Investigación

ANÁLISIS: Internet puede decidir por Antonio López

  • 1

- En tiempos de crisis económica, ¿es más complicado tomar decisiones, o ya de por sí somos  una generación indecisa?
–En tiempos de crisis personal o económica es más difícil tomar decisiones porque los problemas asociados a cada elección se pueden observar con claridad. En tiempos de bonanza, las respuestas inmediatas son más fáciles, porque confías en el buen desarrollo de los acontecimientos. Pero en tiempo de crisis, la expectativa del fracaso o la mayor conciencia del riesgo nos lleva, a menudo, a la inmovilidad. Esta indecisión aumenta con la crisis. Ya lo decía Ignacio de Loyola, «en tiempos de desolación, no hacer mudanza».

- Internet, los libros de autoayuda... ¿Por qué hay gente que prefiere optar por este tipo de vías a la hora de decidirse?
–Vivimos en una sociedad en la que los medios siempre comunican las noticias con mucha polémica e intensidad. Los individuos se encuentran solos, y acuden a sus iguales. ¿Dónde están? Quizás ya menos en el vecindario o los amigos, sobre todo en las grandes ciudades. Y recurres a la red, y a las redes sociales, en las que muchos como tú, afines a tu situación, comparten problemas y soluciones. Las redes sociales se convierten en el lugar en el que encontramos apoyo. De hecho,  recientes encuestas han demostrado que la población joven confía más en los datos que encuentra en la red, y menos en los medios de comunicación o en los partidos políticos.

- ¿Qué tienen de atractivo las redes sociales a la hora de buscar ayuda?
–Porque es más fácil que acudir a tus amigos tradicionales, porque sólo tienes que encender el ordenador y ellos ya están en tu red; porque puedes encontrar más información con facilidad y personas con una gran afinidad hacia tus problemas que han experimentado tu situación, y porque siempre puedes apagar el ordenador y desconectar, sin tener la presión de que conozcan lo que te pasa, sobre todo en una situación de debilidad, en tu entorno más próximo.

Antonio López
Catedrático de Trabajo Social de la UNED

Vídeos

  • 1