Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 24 julio 2014
12:41
Actualizado a las 

La Razón

Política

Castigo a los sindicatos

  • La calle no responde a la izquierda: CC OO y UGT apenas reúnen a 9.000 seguidores en Madrid. l Rubalcaba sigue la deriva radical y llama a la movilización de los «cachorros socialistas»

  • 1

MADRID- Criticaba Cándido Méndez en el discurso que cerró ayer la manifestación sindical de Madrid que «De Guindos cuenta cuentos porque no le salen las cuentas». Sin embargo, cabe preguntarse quién es en realidad el que cuenta esos cuentos, porque a los sindicatos tampoco les salen las cuentas.

Según los organizadores, más de 40.000 personas siguieron la marcha principal –de las más de 50 que se celebraron por toda España– convocada por la Plataforma en Defensa del Estado del Bienestar y los Servicios Públicos y contra los recortes en Sanidad y Educación. Pero la cifra se situaba con alrededor de los 9.000 asistentes, según los cálculos de la Policía, que aseguró a LA RAZÓN que se había notado menor afluencia que otras veces, así como una mayor desestructuración.

Además, los acontecimientos externos no respaldaron el posible éxito de la manifestación. El mal tiempo, el Puente de mayo y el partido Real Madrid - Sevilla, que comenzó a la misma hora que la marcha, dejó, si cabe, las calles más desiertas.

Bajo el lema «Con la Educación y la Sanidad no se juega», los sindicatos llamaron a los ciudadanos a tomar la calle en protesta por los recortes del Gobierno, después del fracaso de la huelga general del pasado 29 de marzo. Sin embargo, pese al nuevo fiasco, la situación no quedará así, anunciaron los sindicalistas.

Más movilizaciones
De momento, mañana está convocada la tradicional marcha del 1º de mayo, Día Internacional del Trabajador, pero «estamos poniendo en marcha un intenso proceso de movilizaciones. En mayo, en junio y después de las vacaciones seguiremos luchando», indicó el líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, que también incluyó un pequeño matiz: «Iremos hasta donde nos acompañe la gente» porque, «esto es compañía –aludiendo a la gente que los escuchaba bajo el aguacero que caía sobre la capital–. Y no la soledad de La Moncloa».

Los secretarios de los principales sindicatos afirmaron que, aunque «el Gobierno es legítimo» porque obtuvo la mayoría absoluta en una elecciones democráticas, «está perdiendo el crédito, ya que, legitimidad y credibilidad no siempre van unidas», recalcó Fernández Toxo. «Nos aproximamos a una situación de emergencia económica y social», denunció, por su parte, Cándido Méndez, que además criticó las medidas tomadas por el Ejecutivo para ahorrar 10.000 millones de euros en Educación y Sanidad, principal causa de la quedada.

La manifestación por las calles de la capital, encabezada por Toxo y Méndez, partía a las 12 de la plaza de Neptuno rumbo a la Puerta del Sol y transcurrió en un ambiente tranquilo pero lluvioso. Una circunstancia que luego aprovecharía Toxo para hacer un símil con las políticas del Gobierno: «Llueve sobre mojado», afirmaba, ya que, según el secretario de CC OO, «a los recortes anunciados se les suman todavía más recortes».

Entre los asistentes, numerosos jóvenes que sostenían todo tipo de pancartas. Lemas como los tradicionales «No a los recortes» o «Educar es invertir, no gastar» luchaban contra el aguacero. Pero también había menos cánticos y pitos que en ocasiones anteriores.

Precisamente los jóvenes fueron, junto a pensionistas o inmigrantes, los principales protagonistas del discurso de los sindicalistas. Incluso Toxo recordó que su generación había demolido una muralla del dinero, que «está volviendo a forjar este Gobierno», según el sindicalista.

Otras personalidades
Al acto también acudieron el coordinador general de IU, Cayo Lara, o el secretario de organización del PSOE, Oscar López, que criticó las «duras e intolerables» palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, sobre la vergüenza que les debería dar a los socialistas salir a la calle, después de haber dejado así el país.

Pero más políticos de izquierda acompañaron a los sindicalistas, como el ex ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, con el que el desempleo baitó récords en España; o el portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Gregorio Gordo, entre otros.  

Y no sólo miembros de la política española. Ángela Merkel, también estuvo presente. Antes de iniciar la marcha, Toxo y Méndez dedicaron unas palabras a la canciller alemana, avisando de que su apuesta por los estímulos de crecimiento desde la UE «no tiene contenido» y, por tanto, no es fiable, según los sindicatos.


Últimas «decepciones sindicales»
29-09-2010
Huelga general
Pese al aumento del desempleo, la única huelga general contra Zapatero destacó por su «normalidad»
19-02-2012
Primer ensayo fallido
200.000 personas en toda España asistieron a las primeras movilizaciones contra la reforma laboral
11-03-2012
Fuerte revés
El ensayo del 29-M acabó en fracaso. El apoyo popular se redujo un 53% en las grandes ciudades
29-03-2012
España no se para
CC OO y UGT no lograron congelar la actividad del país. La CEOE cifró en un 15% el seguimiento

Vídeos

  • 1