Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 21 octubre 2014
18:41
Actualizado a las 

La Razón

Asuntos Sociales

La vida en un paréntesis

  • 1
Centros para inmigrantes irregulares
Centros para inmigrantes irregulares

Desde 1999, desde hace 13 años, nadie se había decidido a regular eficazmente el funcionamiento de los Centros de Internamiento de Extranjeros, que ahora se llamarán Centros de Estancia Controlada de Extranjeros. Trece años en los que no ha importado, no ha interesado o se ha olvidado plantear unas normas a las que atenerse. Los CIE, mientras, han sido lugares opacos, como si hubiese miedo a contar lo que sucedía dentro. Pero ayer se abrieron las puertas de uno de ellos para que algunos periodistas vieran y fotografiaran cómo es más o menos –pues era una visita institucional– la vida de los que viven dentro.
Y la vida, allí, sobre todo, es una espera. Vivir en un paréntesis vacío a la espera de poder continuar con la narración. Encerrados, hasta que se decida cuándo vuelven a casa, pasan las horas y los días quienes han cometido delitos, pero también aquellos cuyo futuro, al carecer de cualquier arraigo en España, depende de un papel que dice dónde has nacido.
Trece años y todavía no se había regulado.  Ya era hora de cerrar el paréntesis.

José AGUADO

Vídeos

  • 1