Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 21 abril 2014
01:17
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Seamos serios por Iñaki Zaragüeta

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

La prensa es un amo terrible. Alguien lo dijo y tenía razón. Viene a cuento por la reacción de algunos medios contra una decisión certera (no todas lo han sido) y legal del Gobierno respecto a los presos etarras. El anuncio concuerda con la Ley y contraviene los intereses de la organización terrorista. La banda quiere a sus «gudaris» presos, cumpliendo la totalidad de la condena, o amnistiados. Para ellos reclama soluciones políticas, precisamente a lo que se niega el Gobierno. «De eso nada, serán tratados como los delincuentes más abyectos». El Ejecutivo de Rajoy y él han sido muy claros: se les va a aplicar la legalidad y no se les rebajará la pena. Para nada habla de negociación.
El etarra que apostate y se sume de verdad a la democracia tiene el derecho a la legalidad, como el asesino para el que el médico diagnostica la curación sobre su inclinación al delito. Primar la deserción a través de la legalidad ha sido una política acertada. Se ha practicado durante decenios. Como lo es quitar a la organización el dominio de los presos. Es distorsionar una conexión social. A quienes tan visceralmente se han rebelado, les pregunto: ¿no les sorprende coincidir con la izquierda abertzale, la conexión política de ETA, contraria a la medida?
Quizás, como expresaba recientemente nuestro editorial, la revelación gubernamental podía haberse hecho de otra forma, informando a las víctimas, las cuales siguen teniendo la máxima consideración del Gobierno. Por supuesto, la mía absolutamente.

Vídeos

  • 1