Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 24 octubre 2014
19:58
Actualizado a las 

La Razón

Castilla y León

Los sindicatos amenazan con reforzar la agitación callejera permanente

  • Unas  23.000 se echan a las calles en defensa de los derechos del trabajador

  • 1
La protesta en Valladolid fue la más numerosa con 8.000 personas. En primera fila de la pancarta los principales dirigentes de UGT y CC OO, entre los que se encontraban sus secretarios regionales, Agustín Prieto y Ángel Hernández
La protesta en Valladolid fue la más numerosa con 8.000 personas. En primera fila de la pancarta los principales dirigentes de UGT y CC OO, entre los que se encontraban sus secretarios regionales, Agustín Prieto y Ángel Hernández

Valladolid- Unos 23.000 castellanos y leoneses se echaron a las calles de las principales capitales de la Comunidad en el tradicional Primero de Mayo, y en un año marcado por la crisis y los ajustes que está haciendo el Gobierno de la nación para reducir el déficit. Una jornada que sirvió para trasladar su rechazo a la reciente reforma laboral aprobada y a los «numerosos recortes» que se están produciendo en los servicios públicos.

A la cabeza de la manifestación más populosa, la celebrada en Valladolid, con unos 20.000 manifestantes según las fuerzas sindicales y 8.000 según la Delegación del Gobierno, se encontraban los secretarios regionales de UGT y CC OO, Agustín Prieto y Ángel Hernández, quienes anunciaron que las movilizaciones van a proseguir y que no descartan «alguna huelga general seguramente ya», según señalaba Prieto.

El dirigente ugestista lamentaba que «se hayan arrebatado unos derechos a los trabajadores que habían tardado décadas en lograr» y acusaba al Gobierno popular de haber impuesto la reforma laboral y «cortar de raíz y cercenar» la negociación colectiva.

«Va a ser una batalla larga y el movimiento sindical tiene que estar en la calle», indicaba Prieto cuyas palabras eran secundadas por Ángel Hernández, quien advertía que las movilizaciones «van a continuar hasta que el Gobierno siga en sus trece de no abrir las negociaciones», a la vez que indicó que ambos sindicatos podrían llevar a cabo otra serie de acciones «no previstas».

Hernández señaló que ya no queda «ningún colectivo que no se vea afectado por las reformas» y auguró que los Presupuestos Generales de 2013 podrían «meter mano» a la caja de la Seguridad Social y a las prestaciones a los desempleados.

Durante este Primero de Mayo, fue numerosa la presencia de destacados miembros del Partido Socialista en las diferentes manifestaciones en las nueve capitales de la Comunidad. Entre ellos, el secretario regional, Julio Villarrubia, en Palencia, que se postulaba a favor de que los trabajadores «paren los pies a este Gobierno de la derecha pura y dura» que, en su opinión, llegó al poder de manera legítima «pero con un fraude electoral masivo».

Por ello, consideró que los ciudadanos «no deben arrodillarse a la economía especulativa, ya que hay otras políticas para el mantenimiento del Estado de Bienestar y la creación de empleo». También se pudo ver en León al exministro de Interior y Justicia socialista, José Antonio Alonso.

Nutrida representación del PSOE en Valladolid, encabezada por la viceportavoz en las Cortes, Ana Redondo, quien estuvo acompañada por el exsecretario de Educación, Mario Bedera, o el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Cecilio Vadillo. Redondo justificaba la «ofensiva» ciudadana en defensa del modelo constitucional y reclamó al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera que se «ponga las pilas» y se replantee «un plan para reactivar la economía regional».

Tampoco faltó a la cita el coordinador de IU en la Comunidad, José María González, quien calificaba la situación actual como el «afloramiento de la política de la derecha extrema económica».

Vídeos

  • 1