Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 23 agosto 2014
13:23
Actualizado a las 

La Razón

Defensa

Irene Domínguez-Alcahud: «La Defensa debe estar al margen de partidismos»

  • «Hay que evitar que los ejércitos estén sometidos a continuos cambios» legislativos»

  • 1
Irene Domínguez-Alcahud
Irene Domínguez-Alcahud

 ¿Cómo se ha encontrado la situación en el Ministerio?
 - Han sido tres meses muy difíciles sobre todo por la situación económica. Enmarcándolo dentro de lo que es el Ministerio de Defensa, los que estamos ocupando puestos directivos dentro del mismo estamos haciendo un esfuerzo para tratar de preservar que la reducción económica afecte de la menor manera posible a nuestras Fuerzas Armadas en todos los ámbitos. Es complicado, sobre todo en la parte que corresponde al Secretario de Estado.
 
- En su momento se planteó que el modelo ideal de Defensa era el que comprendía un gasto del 50 por ciento de personal y 50 por ciento para otras partidas. ¿Es posible creer en la situación actual en ese objetivo?
 - Como consecuencia del estudio que se ha encargado al JEMAD para el horizonte 2025 lo que hay que hacer es una reflexión para ver cuál es el porcentaje idóneo entre gastos de personal y de otras partidas como inversión. Por lo que respecta al aumento de gastos de personal, hubiese sido deseable que esta situación no se hubiera producido porque, independientemente de cuál sea el porcentaje ideal, está claro que se ha producido un incremento exponencial en estos  gastos como consecuencia del la reducción que ha habido en los correspondientes a inversión. Esto se produce porque se ha tratado de preservar la parte que corresponde al aspecto más delicado de la organización, que son nuestras Fuerzas Armada. Es lógico que se haya experimentado un incremento en el porcentaje de gastos de personal para no reducir muchos aspectos sociales y mantener tanto los efectivos como la calidad de los mismos.
 
- ¿Ésta situación no va en detrimento del conjunto?
 - Estoy de acuerdo. Va en detrimento de los gastos de inversión y por tanto en el material. No es lo deseable y esperemos que en los próximos ejercicios se pueda corregir esa diferencia. El estudio que está haciendo el JEMAD nos servirá para ver hacia dónde debemos ir o dónde podemos cifrar ese porcentaje. Las medidas en materia de personal no se pueden adoptar a corto plazo, porque si se llega  a la conclusión de la conveniencia de reducir efectivos, no se podría hacer de manera inmediata, se tiene que realizar un estudio y una programación a medio-largo plazo , porque no se puede hacer un ERE en las Fuerzas Armadas.
 
- El Ministro dijo en el Congreso de los Diputados que habría una reducción coyuntural de personal. ¿Eso cómo se traduce?
 - En un principio el número de efectivos de tropa y marinería se fijó en 83.000 en la prórroga de los presupuestos generales de 2011; sin embargo en el nuevo proyecto se ha cifrado en 81.000. Independientemente de lo que es el estudio del JEMAD 2025, está claro que la el proyecto de  ley de Presupuestos Generales del Estado establece una reducción de 2.000 efectivos. Este tema lo conocen los ejércitos y se entiende que son suficientes para atender en debida forma las necesidades de nuestra defensa. No obstante, se ha autorizado una tasa de reposición de un 10 por ciento para los militares profesionales. Esto se produce porque su  incorporación a las FAS no es de manera inmediata como el resto de efectivos de la Administración, sino que se incorporan a centros de formación y tardan cinco años en el caso de los oficiales y 3 en el caso de los suboficiales, en acceder a las respectivas escalas. Esta es una de las razones  por la que se ha autorizado esta tasa de reposición del 10 por ciento.
 
- ¿Esa baja coyuntural no será por tanto en tropa y marinería?
 - Hay que atender a varios factores.  Por un lado lo que establece la Ley de la Carrera, que dice que hay un máximo de profesionales en servicio activo entre 130.000 y 140.000 en los que se incluyen un máximo de 50.000 Oficiales y Suboficiales por lo que el número de tropa y marinería estaría entre 80.000 y 90.000. Esto es lo que dice la Ley, pero vivimos en un mundo cambiante e interrelacionado y tendremos que ver, de acuerdo con el informe del JEMAD, cuál es el número de efectivos necesarios.
 
- Rubalcaba dice que habría que repensar el tamaño de las Fuerzas Armadas. ¿Está de acuerdo con ese planteamiento?
 - Es  una afirmación excesivamente generalizada. Rubalcaba ha defendido que habría que dedicar más recursos a Educación y menos a Defensa, y dijo que debíamos replantearnos la dimensión de las FAS. Entiendo que una institución tan seria como las FAS así como la Defensa y la Seguridad deben estar al margen de cuestiones demagógicas y partidistas. Si esto obedece a un estudio razonable puede que lleguemos a la conclusión de que efectivamente sería bueno una reducción en el número de efectivos, como consecuencia de una valoración tras realizar dicho estudio, no de una afirmación sin tener todos los datos.
 
- ¿Debemos prever algún tipo de medida especial para ahorrar en materia de personal?
 - Ya ha habido varias, como la supresión de altos cargos, reducción de su  productividad, no aportación al plan de pensiones de la Administración General del Estado, congelación de la oferta de empleo público de personal civil, así como la reducción del complemento de incorporación y la revisión del complemento de permanencia de tropa. Lo que se trata es de ver con el dinero que en el momento presente disponemos para personal, racionalizar el gasto de la mejor manera para tratar de atender las necesidades que se consideren prioritarias.
 
- El nuevo sistema de enseñanza militar ¿funciona? ¿No se está perdiendo la parte más castrense en beneficio de la parte civil?
 - La enseñanza militar ha sufrido una gran evolución en los últimos años. Hoy, los alumnos de los centros de formación reciben una formación integral que abarca el área  militar, académica y ética y moral así como la formación en valores que es esencial en nuestras FAS y que de alguna manera marca una pauta de comportamiento que hace que sean tan respetadas en nuestra sociedad. Una vez visto como funcionan los centros universitarios de la defensa hay que entender que la parte académica debe sumar a la formación militar, pero nunca que vaya en detrimento de esta. Como se trata de sistemas que han sido implantados muy recientemente siempre se observan algunas disfunciones que hay que ir corrigiendo poco a poco a medida que se va implementando el sistema.
 
- La Ley de la Carrera Militar ha generado muchísimos problemas desde su implantación. Ustedes dijeron que iban a modificar alguna cuestión para corregir defectos. ¿Cuáles y cómo se corrigen?
 - Eso es objeto de un grupo de trabajo en el que participan los ejércitos y personal del órgano central. Se han detectado los supuestos en los que se han producido agravios y se está tratando de ver qué manera es la mejor para corregirlos. Las sucesivas modificaciones de la legislación militar han provocado muchas veces mayores agravios que los beneficios que se han perseguido. Hay que evitar que nuestras FAS estén sometidas a un permanente y continuo cambio legislativo. Cuando hayamos terminado de  detectar cuáles son esas disfunciones y la mejor manera de solucionarlas, nos pondremos a ello. Se trata de buscar soluciones por vía de gestión y de desarrollo reglamentario, porque es mejor que volver a realizar otra modificación legislativa.
 
- ¿Están viendo caso por caso los recursos?
 - Los recursos son objeto de su correspondiente tramitación. Actualmente su número es muy inferior al que se presentó en el momento en el que se aprobó la Ley de la Carrera. Eso serán los tribunales los que se pronuncien. Lo que se ha analizado es en qué supuestos se han producido agravios. Sinceramente creo que muchos de ellos tienen mala solución, porque una vez que se ha realizado una incorporación a una determinada escala, corregirla y volver a situaciones anteriores podría producir aún más agravios.
 
- ¿Se plantea una reorganización o agrupación de academias para ahorrar?
 - En ese horizonte 2025 habrá que hacer un análisis global, tanto en personal como en estructuras. En vista de lo que entendamos necesario, tendremos que ver qué estructuras son imprescindibles y cuáles no.
 
- En su comparecencia hablaba de la creación de una escuela de Sanidad, dado que está en un momento crítico. ¿Hace falta un rediseño del modelo de sanidad militar?
 - La sanidad militar ha sido objeto también de numerosos cambios desde hace 25 años. En un principio se entendía más desde un punto de vista asistencial,  se trataba de prestar asistencia a los militares y sus familias. Como consecuencia de la participación de nuestras FAS en misiones internacionales hoy necesitamos una medicina más enfocada hacia un ámbito logístico-operativo. En cuanto a los médicos, se va a proceder a la creación de un Centro Universitario de la Defensa que tiene como objeto que personas sin titulación previa de medicina, puedan obtenerla mediante la correspondiente formación en este centro que se encuentra adscrito a la Universidad de Alcalá de Henares. Permitirá la formación especializada de médicos en el ámbito de las Fuerzas Armadas.  Este centro les obligará  a permanecer una serie de años en las Fuerzas Armadas, así se conseguiría que  tuvieran una mayor vinculación para prestar los correspondientes servicios y les abrirá  una nueva vía de acceso que puede ser muy positiva. Hoy por hoy tenemos una cobertura de más de un 85 por ciento de médicos, con lo que se entiende que es una cobertura suficiente. En cuanto a si necesitamos un rediseño, todas las estructuras, y más en materia de personal, son objeto de continuos cambios y adaptaciones.
 
- ¿Se puede introducir en las unidades, como en EE UU, el paramédico?
 - Nuestro sistema es distinto al de los estadounidenses. Hay que distinguir entre la formación de los enfermeros y la de los sanitarios. La de los primeros es incluso una formación superior a la que tienen los paramédicos en EE UU. Esta les capacita para prestar la debida asistencia prehospitalaria. Cuestión distinta es al de los sanitarios, que podría ser más parecida a la de los paramédicos en EE UU. Se pretende potenciar la misma con el objeto de que puedan prestar la asistencia debida, pero para ello hay que proceder a un cambio legislativo que garantice el respaldo y cobertura legal, dándoles una titulación que en la sanidad civil se conoce con el nombre de técnicos en asistencia sanitaria.
 
- La diputada Pilar Barreiro registró una Proposición no de Ley para mejorar la escolarización de los hijos de militares. Entre otras cosas, pedía la unidad de centro para la misma familia, la preferencia de los padres en la elección del centro según su proximidad al domicilio o al centro de trabajo y la posibilidad de quedar exento de la evaluación de la lengua cooficial durante tres años. ¿Adoptarán alguna de estas medidas?
 - Esta proposición se considera muy positiva y estamos muy de acuerdo. Debería de hecho ser ampliada a todos los casos en que los militares sean trasladados, no sólo cuando el traslado tenga lugar durante el curso escolar sino también cuando este se produzca con anterioridad. Los militares están en permanente disponibilidad y todas las medidas que se adopten  en relación con su calidad de vida y la de sus familiares se van a potenciar.
 
- ¿Cómo va a funcionar la unidad de apoyo a familiares y militares?
 - Todo lo que son aspectos sociales se va a  tratar de que tengan efectividad. Se están haciendo estudios para identificar las quejas y necesidades en temas sociales al objeto de de ver por dónde tenemos que ir para ser eficaces en la ayuda social. En cuanto a la movilidad geográfica, se ha hecho un esfuerzo para lograr que las compensaciones económicas no decrezcan. Me hubiese gustado no sólo mantenerlas sino incrementarlas, pero en el escenario económico en el que nos movemos ya supone un esfuerzo mantener 60 millones para compensar económicamente a los militares que se encuentran desplazados. ¿Existen carencias? Estoy convencida, pero tengo mi total disposición para mejorar aquellos aspectos en donde existan determinadas carencias. Se ha implementado una nueva orden ministerial que permite a los militares una flexibilidad horaria que les facilite el cuidado de hijo menor con enfermedad grave. En relación con el tema de la adscripción de los heridos, que creemos de justicia, existe una unidad especial de atención a los heridos, así como a los familiares de heridos y fallecidos que se va a potenciar para prestar una atención personalizada a estas personas y sus familiares. Además, se modificará la Ley de la Carrera para que se les permita llevar a cabo un desarrollo profesional adecuado.
 
- Las asociaciones amenazan con movilizaciones si el ministerio no da pasos en su integración en los órganos. ¿Qué situación tienen estas asociaciones? ¿Qué futuro tienen?
 - Las asociaciones, las que han podido inscribirse lo han hecho. Lo solicitaron siete y en este momento hay tres inscritas porque las demás no reunían los requisitos legales. Se les ha dado traslado del borrador del reglamento del consejo de  personal que está en trámite. Además, se les prestará la debida atención. Ese reglamento tiene su propio funcionamiento, que viene impuesto por la propia ley de Derechos y Deberes. Tendrán la debida participación a través del consejo de personal y de todos los mecanismos que tiene este ministerio para atender todas aquellas necesidades que se consideren pertinentes. Una vez que presenten sus quejas e iniciativas serán objeto de valoración.
 
- ¿Pueden estar tranquilas?
- Sí, no hace falta que se manifiesten.

Vídeos

  • 1