Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 02 septiembre 2014
23:29
Actualizado a las 

La Razón

Andalucía

Griñán no detalla los recortes pero promete a IU incrementar el gasto

  • La Junta hará otro «Plan E» para parados y habrá dinero para «erradicar la violencia contra las mujeres»

  • 1
Valderas ejerce de vicepresidente: «Habrá que compartir decisiones»
Valderas ejerce de vicepresidente: «Habrá que compartir decisiones»

SEVILLA- José Antonio Griñán se sube hoy a la tribuna del Parlamento de Andalucía para pronunciar su discurso de investidura y convertirse mañana, tras la votación de los diputados de PSOE e IU, en presidente de la Junta. Muchos esperan que avance cómo su nuevo Ejecutivo cumplirá la promesa recogida en su plan de ajustes enviado al ministerio de Hacienda y aclare de qué partidas sacará 2.696,8 ya comprometidos en el actual Presupuesto. En materia económica, no es la única incógnita que debe despejar. En una fase de contracción del gasto, las medidas acordadas con IU para formar un Gobierno conjunto, necesitan pulmón financiero para no convertirse en papel mojado. Pese a la inconcreción del documento «Acuerdo por Andalucía» rubricado por ambas formaciones, hay compromisos que sólo son viables con dinero público de por medio. Y mucho. 

Una de ellas es un nuevo «Plan E», que tuvo su «secuela» andaluza en el «Plan Proteja». Es decir, dinero público para obras a cambio de que las empresas adjudicatarias contraten a parados. La Junta ya aprobó este año una nueva versión del mismo limitada en exclusiva a obras en los colegios. El Acuerdo de PSOE e IU considera esta medida como parte del plan de choque y su aprobación debe ser inminente.

Habrá más medidas de este tipo, siempre que se cumpla lo acordado. Por ejemplo, «impulsar las infraestructuras», objetivo que sólo se consigue con dinero público. Más aún cuando la coalición de izquierdas siempre ha rechazado la colaboración público-privada. Será otro de los aspectos que Griñán deberá aclarar, ya que la obra pública en Andalucía ha retrocedido a niveles de 2001, según los recientes datos de la patronal del sector.

En esa cuadratura del círculo que prometen PSOE e IU y de la que no son capaces el resto de comunidades autónomas, anuncian «dotación presupuestaria real y suficiente» para la «erradicación de la violencia contra las mujeres». Otro incremento de gasto que habrá que explicar.

En esta línea, garantizan la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo «dentro de la red sanitaria pública andaluza», así como el suministro de la píldora del día después.

En materia judicial, pese a que hasta hace un mes la Junta no pagó parte del dinero que les adeudaba a los abogados de oficio en 2011, el nuevo Gobierno andaluz garantiza el servicio de asistencia jurídica gratuita; dará apoyo psicológico y social a las víctimas del terrorismo; y, por ejemplo, apoyará la investigación de los bebés robados.

Pese a que la Junta asumió las competencias de justicia en 1997, aún no ha completado la red de órganos judiciales prometidos, las ciudades de la justicia, por problemas presupuestarios. Ahora, pese a la crisis, el pacto alcanzado promete que se culminarán, pese aunque algunas, como la de Sevilla, no tiene ni proyecto.

También habrá dinero para acabar las depuradoras y cumplir el compromiso con la UE de depurar todas las aguas residuales en 2015;  para instalaciones domésticas minieólicas y fotovoltaicas; y hasta para rehabilitar los cascos históricos de los municipios. Y  cumpliendo el objetivo de déficit. Hoy Griñán debe explicar su fórmula.


Valderas ejerce de vicepresidente: «Habrá que compartir decisiones»
El coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, no descartó ayer que pueda asumir la vicepresidencia del nuevo Gobierno andaluz. A la espera de formar el Ejecutivo, ya ejerció como tal y señaló que tendrán que «compartir decisiones con los ciudadanos y las organizaciones sociales».

Vídeos

  • 1