Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 30 agosto 2014
12:10
Actualizado a las 

La Razón

Sanidad

Un test genético para anticiparse al cáncer de mama

  • Un estudio británico abre la posibilidad de que el diagnóstico se adelante hasta once años a los primeros síntomas de la enfermedad

  • 1
Además de las exploraciones mamarias, a partir de los 35 años, las mujeres deben comenzar a hacerse mamografías cada año
Además de las exploraciones mamarias, a partir de los 35 años, las mujeres deben comenzar a hacerse mamografías cada año

Madrid- Un test genético desarrollado por científicos británicos podría anticipar varios años el diagnóstico de algunos tipos de cáncer de mama. De esta forma, la enfermedad se podría detectar incluso antes de que ésta apareciera. El estudio –liderado por James Flanagan, investigador del Imperial College de Londres– se ha publicado en la revista «Cancer Research», y consistie en analizar muestras de sangre de mujeres de todas las edades. En declaraciones a la cadena británica BBC, Flanagan dijo que espera que, a raíz de esta investigación, en pocos años se pueda dignosticar la enfermedad mediante la combinación de un análisis de sangre, el historial familiar y el estudio de ADN de cada persona, varios años antes de que aparecieran los tumores.
Así, los científicos hallaron una relación estrecha entre el riesgo de desarrollar  cáncer de mama y una alteración del gen ATM, que se encuentra en los glóbulos blancos de la sangre. Se trataba de una mutación genética que se producía sobre todo en aquellas mujeres que poseían un gen ATM expuesto a un nivel alto de metilación, que es un proceso químico que regula la activación o el silenciamiento de los genes. Según los expertos, estas mujeres tenían el doble de probabilidades de desarrollar un cáncer que las que tenían niveles bajos de metilación. La clave está en que, en algunos casos, esos cambios eran evidentes hasta once años antes de que el tumor fuese diagnosticado.
«Sabíamos que las alteraciones genéticas contribuyen al riesgo de sufrir un cáncer, pero con este nuevo estudio edscubrimos que los cambios epigenéticos o las diferencias en cómo se producen esas alteraciones también importan», afirmó Flanagan a la cadena británica.

Un reto para la ciencia
Según explicó el investigador, el reto que se presenta ahora a la ciencia es incorporar esta nueva información a los modelos por ordenador que se utilizan en la actualidad para prever el riesgo de cada mujer. El objetivo es realizar un seguimiento de la evolución de la mujer para detectar estos cambios con la máxima  antelación y ofrecerle un tratamiento preventivo.
Para la investigación se analizaron 1.380 muestras de sangre, de las cuales 640 desarrollaron con el tiempo un tumor de mama. Lo que pretendían estos científicos era averiguar la influencia de factores ambientales, como el alcohol o las hormonas, en cambios genéticos que producen que una de cada cinco mujeres tenga el doble de riesgo de padecer la enfermedad. En España, este tipo de mal es la primera causa de muerte de mujeres entre 45 y 55 años.

Vídeos

  • 1