Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 01 septiembre 2014
00:09
Actualizado a las 

La Razón

Coyuntura

Reventar los bares no la Puerta del Sol

  • 1
Imagen de una papelera con pancartas y banderas de los sindicatos
Imagen de una papelera con pancartas y banderas de los sindicatos

MADRID- «Primer minister, Mr. Rajoy?», «no, no, no»; «The Spanish revolution?», «que no, Cán-di-do Mén-dez y To-xo. Pri-me-ro de Ma-yo, ¿quieres una banderita y una pegatina?». Ésta fue la conversación de circunstancias entre una sindicalista y una británica que terminó encogiéndose de hombros y consultando el plano para irse a la Plaza Mayor. Si los sindicalistas pretendían reventar las costuras de Sol, erraron. Y no cabe echarle la culpa a la lluvia, ya que muchos de ellos iban escurriendo el bulto, adelgazando la manifestación, hasta los bares de la zona. A algunos de ellos sí que les reventaron las costuras.

Bacalao rebozado
Mejor para su salud que Cándido Méndez no lo viese... Da igual, que yo se lo cuento tal cual: mientras él lanzaba soflamas contra el Gobierno, algunos de los que portaban la bandera de la UGT hacían cola en Casa Labra para tomarse su famoso bacalao rebozado. «Mujer, da igual, desde aquí le oímos perfectamente mientras nos tomamos una cañita... Si no se va a notar», decía uno de ellos a su esposa, que portaba una bandera republicana metamorfoseada en un chubasquero improvisado. Toxo, que bramó y bramó, también hubiese vivido un sobresalto de los serios si llega a ver cómo un fotógrafo de prensa inmortalizaba lo lejos que estaban los deseos de Toxo de la realidad: una mujer que llevaba una pancarta con el lema «Pueblos de España, levantaos» permanecía sentada en la terraza de un bar. Era una estampa digna del ácido neorrealismo de Fellini. Otra escena superó a la anterior: los oradores reivindicaban las esencias del socialismo y del comunismo mientras estaban a punto de reventarles la convocatoria algunos símbolos del capitalismo como Bob Esponja, Hello Kitty y Mickey y Minnie Mouse, habituales en Sol. Un niño con la bandera de CC OO posó con ellos mientras su concienciado padre hacía una instantánea de lo contradictoria que puede ser la vida, concretamente la suya.

Gritaba Toxo contra el Gobierno al tiempo que una mujer de Salamanca «ni de izquierdas, ni de derechas, de quien nos saque de este pozo», decía:  «¡Cómo se ponen la pila cuando gobierna el PP!, ¿no?, ¿y del Ejecutivo anterior, qué?, ¿no tienen nada que decir?, porque los cinco millones de parados no se han creado de la noche a la mañana...». Pues eso.

Vídeos

  • 1