Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 29 octubre 2014
08:13
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Montoro Guindos y Rato por César Lumbreras

  • 1

Son el trío de moda en el mundo político y, sobre todo, en el económico. Hace catorce años, cuando se celebró la Cumbre Europea del Euro, en la que se constató que España ya reunía los requisitos necesarios para incorporarse a la moneda única, los tres eran personajes importantes también. Sin embargo, en aquella ocasión, el jefe era Rodrigo Rato y los otros dos sus subordinados y, en cierta forma, sus hijos políticos. Ahora Rato está en Bankia, aunque no se sabe por cuánto tiempo, mientras que Cristóbal Montoro ocupa el Ministerio de Hacienda y De Guindos el de Economía. Cuando se formó el Gobierno, fueron muchos los que señalaron que las relaciones entre estos dos últimos no eran buenas, por decirlo suavemente, porque realmente lo que había era un claro enfrentamiento. Respondieron desde el Ejecutivo que, como la política económica iba a estar en manos del presidente Rajoy, no habría problemas de coordinación y de entendimiento. En estas últimas semanas la lucha entre Montoro y Guindos se ha recrudecido a cuenta justamente de Bankia y de la gestión de Rato. El ministro de Hacienda apoya a su antiguo jefe, al que quiere dar más tiempo. Por el contrario, el titular de la cartera de Economía, que no anda en buenas relaciones con el que también fue máximo responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI), es partidario de una intervención más contundente y urgente del Ejecutivo. Y así es como están las cosas. Incluso se  analiza con detenimiento el paso y la gestión anterior de Luis de Guindos en entidades financieras. Total, un lío, justo en los peores momentos, dada la gravedad de la situación económica y financiera por la que atravesamos.
 

Vídeos

  • 1