Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 02 septiembre 2014
08:54
Actualizado a las 

La Razón

Finanzas

Los bancos no recibirán ayudas públicas para liberarse del ladrillo

  • 1

BRUSELAS- Las entidades bancarias no obtendrán, al menos «en principio», ayudas del Estado para limpiar sus balances de los activos inmobiliarios contaminados por el ladrillo, según explicó ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, en Bruselas. El responsable español aprovechó una reunión extraordinaria con sus homólogos de los Veintisiete para hablar de los límites de provisiones a imponer a la banca, para reunirse en bilateral con el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, y explicarle el proceso de restructuración bancaria en España.
Según explicó, el Gobierno y el Banco de España establecerán las reglas para la segregación de activos inmobiliarios dudosos, una operación que podría afectar hasta 170.000 millones de activos problemáticos, pero no irán más allá. De Guindos resaltó que no habrá ayudas de Estado en el sentido prohibido del derecho comunitario, sino que serán los propios bancos quienes realicen «operaciones de mercado». De hecho, el Gobierno calcula en 54.000 millones de euros el valor de mercado de la reducción establecida del precio del 80% para el suelo, el 65% para las promociones en curso y el 35% para las viviendas acabadas. «A partir de ahí, lo que se facilita enormemente es el proceso de desconsolidación de estos activos inmobiliarios a través de su venta», explicó. Ese proceso durará hasta finales de año y permitirá sanear los balances de los bancos y su exposición al riesgo inmobiliario, para que se centren en el negocio que les es propio y abandonen las actividades de compra-venta de inmuebles.

Aunque no descartó la creación de sociedades intermedias para ese proceso de «limpieza» de balances,  el ministro apuntó que esa decisión dependerá directamente de las entidades.

Refuerzo de capital
La UE discutió ayer durante trece horas la posibilidad de que haya nuevas normas para reforzar los requisitos de capital para la banca europea en el acuerdo internacional de solvencia bancaria Basilea III, pero al cierre de esta edición no habían alcanzado un pacto al respecto y estudiaban posponer la decisión a la cumbre del próximo 15 de mayo.

 

Rato: Bankia es solvente y «robusta»
El presidente de Bankia, Rodrigo Rato, aseguró ayer  que la entidad «está cumpliendo» las exigencias de capital marcadas por el Gobierno, con 10,6% de «core capital».   «Estamos en una situación de mucha robustez desde el punto de vista de solvencia y también desde el de liquidez». Rato añadió que la entidad aumentará este año el crédito a empresas en 7.000 millones de euros.

 

El BE busca asesores para sanear el sector
El Banco de España (BE) busca con urgencia una solución que tapone cuanto antes el agujero del ladrillo en el sector financiero. Según Reuters, la institución que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez habría contratado a varios bancos de inversión, entre los que se encontrarían UBS, Goldman Sachs y Credit Suisse, para dar con la salida a un problema que amenaza la solvencia del sector y del país. La iniciativa se realiza a instancias del FMI, y el modelo a seguir podría ser el puesto en práctica en Irlanda, con la creación de una Agencia Nacional de Gestión de Activos.

El rescate español: medio billón de euros

El montante de un programa de asistencia financiera a España, similar al proporcionado a Portugal e Irlanda, podría superar los 450.000 millones de euros, según el banco británico HSBC, que, sin embargo, considera poco probable este escenario. En el peor de los casos, España necesitaría unos 350.000 millones para cubrir el déficit y los vencimientos de la deuda de los tres próximos años, a los que habría que sumar unos 100.000 millones para asistir  al sector financiero.
 

Vídeos

  • 1