Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 23 octubre 2014
05:49
Actualizado a las 

La Razón

Europa

Vuelta a la normalidad por Arnaud Leroy

  • 1

Los comicios franceses del próximo domingo no pueden leerse exclusivamente en clave nacional. Todas las miradas se dirigen hacia François Hollande como el próximo jefe de Estado capaz de modificar el rumbo en política europea añadiendo al necesario rigor presupuestario el efecto palanca imprescindible para la recuperación y el crecimiento. El cambio propuesto y representado por François Hollande, basado en justicia, unidad, recuperación y confianza, afecta a todos los franceses de dentro y de fuera del hexágono, pero cobra una importancia especial para los habitantes de los países más afectados por la crisis actual. Da la impresión de que hasta Mariano Rajoy, encerrado en un círculo vicioso de austeridades que puede convertir en realidad las peores profecías, desea el cambio de mayoría en Francia para poner en marcha políticas de recuperación que pongan fin a la sangrientas estadísticas del paro.

Unos ejemplos entre tantos: hoy, un banco privado obtiene del BCE cantidades infinitas de dinero a un tipo de interés del 1% y lo presta a España al 6%. François Hollande propone, en un espíritu europeísta sin precedentes, que se ponga fin a esta perversión introduciendo progresivamente eurobonos que permitan garantizar la financiación de los países en crisis a tipos de interés sostenibles. Hoy, las políticas de austeridad a ultranza sin contraparte en materia de crecimiento económico solamente sirven para enriquecer a los especuladores profesionales sin ni siquiera alcanzar el objetivo fijado de reducción del déficit; mañana, François Hollande quiere conjugar los esfuerzos presupuestarios con el necesario estímulo del crecimiento.

Añadiremos, a la vista del último debate, que ha quedado patente que serenidad y ejemplaridad son cualidades de las cuales el candidato saliente carece indudablemente. Gracias a ellas, durante el mandato de François Hollande, la imagen de Francia, fuera de sus fronteras, experimentará una vuelta a la normalidad, en otras palabras, una vuelta a la dignidad.

 

Arnaud Leroy
Candidato socialista en las legislativas

 

Vídeos

  • 1