Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 31 octubre 2014
21:36
Actualizado a las 

La Razón

Cine

Un test de madurez

  • Dirección y guión: Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg. Intérpretes: Jason Biggs, Chris Klein, Thomas Ian Nicolas, Seann William Scott. USA, 2012. Duración: 113 min. Comedia.

  • 1

Lo más interesante de «American Pie: el reencuentro» es que su premisa –reunir a la pandilla de salidos del original trece años después de dejar de ser vírgenes– funciona como un test de madurez para el espectador que disfrutó de los onanismos pasteleros de una saga que tuvo el honor de haber adaptado las constantes de la comedia juvenil gamberra estilo «Porky's» a la era Clinton. ¿Coincide el desencanto de los personajes, ahora padres con hijos, estrellas de la televisión basura, arquitectos vestidos de amas de casa u hombres de mundo, con el desencanto del que fue su público potencial? ¿A quién van dirigidos los gags groseros, a los que quieren ejercitar el músculo de la nostalgia o a los nuevos adeptos al género? La película es demasiado pacata para los primeros y demasiado lastimera para los segundos. Su autoconsciencia es en verdad crepuscular: su verdadero tema es el paso del tiempo y cómo erosiona la mirada a la medida de la erosión de la experiencia de los personajes. Comprobar, en fin, que todo el festival de flujos y eyaculaciones de esta singular franquicia no tenía otro objetivo que celebrar la domesticación del impulso erótico y la gamberrada escatológica.

 

Vídeos

  • 1