Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 19 abril 2014
09:26
Actualizado a las 

La Razón

Sucesos

«Bretón mató a sus hijos»

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Ruth Ortiz, a su salida del tribunal, en el que estuvo tres horas declarando ante el juez
Ruth Ortiz, a su salida del tribunal, en el que estuvo tres horas declarando ante el juez

MADRID- La tercera jornada de declaraciones ante el juez de instrucción de la Audiencia Provincial de Córdoba, José Luis Rodríguez Laín, ha sido la más dura para Ruth Ortiz, la madre de Ruth y José, desaparecidos el pasado 8 de octubre cuando se encontraban bajo la responsabilidad de su padre, José Bretón.

En poco menos de 24 horas, Ortiz ha tenido que sobreponerse al dolor por la inexplicable ausencia de sus dos hijos, a las declaraciones de varios testigos que afirmaron que Ruth y José habían sufrido varios episodios de violencia física y psíquica por parte de su padre, a los testimonios de su primo, que volvió a recordar que Bretón le reconoció en la cárcel que había asesinado a los niños, y a su propia comparecencia, en la que tuvo que relatar todo lo que ha vivido y lo que ha pasado en el último año.

Según dijo a los periodistas a la salida de los juzgados la abogada de la madre, María del Reposo Carrero, la familia materna baraja la venganza y los celos como los móviles que llevaron al padre de los pequeños a hacerlos desaparecer. Sobre la declaración de Ruth Ortiz, quien compareció ayer ante el juez por primera vez, confirmó que fue «larga y dura» –más de tres horas–, ya que tuvo que afrontar varios «episodios de maltrato» hacia sus hijos que «ella desconocía».

Además, la letrada explicó que el primo de su defendida, Juan David, dijo ante el juez que visitó a José Bretón en la prisión y éste le confesó en un primer momento «que había matado a los niños», aunque en una segunda visita se retractó «para que su mujer lo visitara en la cárcel». A su salida, Juan David manifestó que tiene esperanzas en que se aclare algo, aunque lamentó que Bretón «es una persona fría y está claro que ya no va hablar», a lo que se une que la familia «voluntariamente sabe algo que está ocultando para limpiar su nombre». Además, cree que «si sacan a Bretón de la cárcel, dirá dónde están los niños».

Carrero se mostró satisfecha con la declaración de Ruth Ortiz –«ha ido muy bien», dijo–, pero indicó que ha sido una mañana muy difícil para ella, porque ha tenido que «recordar otra vez todo lo que ha vivido y ha pasado» en los últimos meses de convivencia con Bretón, que permanece en prisión provisional desde el 21 de octubre de 2011 acusado de un delito de detención ilegal, informa Efe.

La madre de los pequeños se limitó a recordar los «últimos siete u ocho meses», en los que «sentía malestar, no podía más y quería terminar la relación con él y no sabía como hacerlo». Además, según la abogada, «ella no ha sido consciente de nada, ni de amenazas ni de nada, una persona con el maltrato que ha recibido es tan sumisa que es incapaz ni tan siquiera de cuestionarse nada».

El objetivo del juez durante estos tres días de declaraciones ha sido «tener la versión de la familia y de los amigos de cómo era el comportamiento de Bretón con los niños y con Ruth», por lo que «la venganza y los celos son los móviles que han llevado a esto», a la desaparición de los menores, aclaró.

Además, tanto la madre de Ruth Ortiz, como su hermano, su primo y dos amigos de Bretón, que también pasaron ayer por los juzgados cordobeses, confirmaron «lo frío y manipulador que es Bretón».

Para la letrada, la parte más dura de la declaración ha sido la comparecencia de la madre de Ruth Ortiz, Obdulia, quien era la «que cuidaba a los niños» y ahora se encuentra «destrozada».
Carrero recordó que la abuela materna de los menores fue la que confirmó «los maltratos a los niños», tal y como el pasado jueves apuntó un amigo común de Ruth Ortiz y José Bretón, hechos que «nunca le había dicho a su hija».

«Algo podía pasar»
Asimismo, la abogada afirmó que la abuela tenía «buena relación con Bretón hasta que dejó de hablar con ella y la apartó de sus nietos». Carrero destacó que tanto Estanislao, el hermano de Ruth Ortiz, como un testigo, confirmaron que Bretón advirtió de que «algo podía pasar» si su esposa decidía separarse de él.

Sin embargo, la familia «pensaba que se refería a la custodia de los niños o hacerle daño a Ruth, pero nunca lo que ha pasado», ya que «nadie tenía indicios de lo que podía ocurrir».
Finalmente, la letrada relató que la declaración de Ortiz había servido para que el magistrado se centrara en los últimos ocho meses de convivencia de la pareja, pero ésta «no ha podido aportar más de lo que declaró» ante la Policía, mientras que opinó que con todos los testimonios acumulados en los últimos días «se ha desenmascarado» a Bretón.

La versión de la defensa es totalmente distinta a la ofrecida por la familia materna. Después de que los padres de Bretón defendieran a capa y espada la inocencia de su hijo –una persona bondadosa, según testificaron– y de pedir que le liberaran por la falta de pruebas, el abogado del padre de los niños, José María Sánchez de Puerta, intentó matizar las palabras de los testigos que presenciaron los malos tratos y dijo que los episodios se reducen a «una guantada» de Bretón a José, el menor de los dos hermanos, de dos años.

De este modo se cierra la tanda de declaraciones de tres jornadas para tratar de esclarecer las circunstancias de la desaparición de los menores, de la que el próximo martes se cumplirán siete meses.

 

«Confiamos en la Policía»
La abogada de la familia materna, María del Reposo Carrero, cree que el balance es que «por fin se ha desenmascarado a Bretón, que es de lo único que se trataba», aunque siempre ha dicho que «no esperaba que sus declaraciones sirvieran para encontrar a los niños». «No pienso que los vaya a encontrar él, espero que lo haga la Policía», indicó.
 

«¿Qué pasa si no aparecen los cuerpos?»
La actitud de José Bretón durante la investigación y su estancia en la cárcel demuestra que se trata de una persona fría, calculadora. Durante las tareas de búsqueda de los pequeños Ruth y José, el detenido, que se encuentra en prisión provisional en el penal de Alcolea, le llegó a preguntar a los agentes ¿qué pasa si no aparecen los cuerpos? En el caso de que no se localice a sus hijos, la pena sería menos que si dijera dónde están. Durante las labores de búsqueda también alardeó de sus visitas a un conocido club de alterne y pidió acabar pronto uno de los días para poder ver la «Champions».
 

Vídeos

  • 1