Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 25 abril 2014
04:04
Actualizado a las 

La Razón

Bolsa

La Bolsa baja el 08 % pero mantiene el nivel de 7000 puntos

  • La bolsa española ha perdido hoy el 0,8 por ciento pero ha mantenido el nivel de 7.000 puntos a pesar de la negativa incidencia que han causado en las plazas europeas y Wall Street las dificultades existentes en Grecia para formar gobierno.

    Consulte los valores de Bolsa
          

  • 1
Paneles que muestran la evolución del IBEX
Paneles que muestran la evolución del IBEX

Con la prima de riesgo en 429 puntos básicos, el principal indicador del mercado español, el IBEX 35, ha bajado 56,30 puntos, el 0,8 por ciento, hasta 7.006,90 puntos. Las pérdidas anuales aumentan al 18,2 por ciento.

En Europa, París bajó el 2,78 por ciento; Milán, el 2,37 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 2,06 por ciento; Fráncfort, el 1,9 por ciento, y Londres, el 1,78 por ciento. Atenas perdió el 3,62 por ciento y se situó en niveles de 1992.

Después de bajar hasta 7.000 puntos en la apertura por el retroceso de las plazas europeas y la leve caída de Wall Street en la víspera, el mercado nacional se recuperaba rápidamente y superaba el nivel de 7.100 puntos.

Ajenos a la situación de Bankia, que perdía el 9 por ciento en espera de conocer los detalles sobre su saneamiento con dinero público, tiraban de la bolsa los grandes bancos y Telefónica, que rentabilizaba el interés de América Móvil por comprar el 28 por ciento de KPN.

Una hora después de la apertura y por el cambio de tendencia en el mercado de deuda, volvían las pérdidas y la bolsa española caía nuevamente hasta 7.000 puntos, cota sobre la que rondaría hasta pasado el mediodía.

El crecimiento del 2,8 por ciento de la producción industrial alemana en marzo servía para reducir las pérdidas, de las que se escaparía gracias al anuncio de una cumbre europea para establecer planes de estímulo del crecimiento económico.

Después de repuntar hasta 7.150 puntos, la bolsa se deshizo de sus ganancias afectada por las declaraciones de Alexis Tsipras, líder de Syriza, segunda fuerza política encargada de formar gobierno en Grecia, quien rechazó el ajuste impuesto a su país y pidió la nacionalización de la banca.

Mientras el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, se mostró partidario de ampliar un año el plazo para el cumplimiento del ajuste fiscal, Wall Street abría a la baja y la bolsa volvía a incurrir en pérdidas.

El mercado neoyorquino se alejaba del nivel de 13.000 puntos con un descenso superior al 1 por ciento, que se apoyaba en la caída de las materias primas -el petróleo Brent descendía desde 113 dólares en la apertura a menos de 111 dólares-, unida a la caída del euro, que se cotizaba a menos de 1,30 dólares.

Media hora antes del cierre, el mercado nacional perdía la cota de 7.000 puntos, que recuperaría en gran medida gracias al avance de Telefónica.

Excepto Telefónica, que subió el 0,31 por ciento, el resto de los grandes valores bajó: Repsol, el 1,93 por ciento; Iberdrola, el 1,59 por ciento; Banco Santander, el 0,78 por ciento, y BBVA, el 0,68 por ciento.

La mayor caída del IBEX correspondió a IAG, el 6,7 por ciento, perjudicada por la posibilidad de que Bankia venda su participación en la aerolínea, seguida de ACS, que bajó el 5,34 por ciento después de anunciar que su resultado en el primer trimestre creció el 1,3 por ciento, en tanto que Bankia cayó el 4,76 por ciento.

Caixabank lideró las subidas del IBEX con un alza del 1,21 por ciento, seguida de Enagás, que se revalorizó el 1,17 por ciento, en tanto que Amadeus avanzó el 0,88 por ciento.

En el mercado continuo destacó la bajada del 7,72 por ciento de GE Inversión, mientras que Nicolás Correa ocupó el puesto contrario que en la víspera al comandar las ganancias con un alza del 19,21 por ciento.

La rentabilidad de la deuda española a largo plazo subía diez centésimas y se situaba en el 5,82 por ciento antes del cierre, mientras que el rendimiento de los títulos germanos descendía siete centésimas, hasta el mínimo histórico del 1,53 por ciento.

El efectivo negociado se ha situado en 2.329 millones de euros, de los que algo más de 1.000 fueron intermediados por inversores institucionales.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA