Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 30 octubre 2014
16:14
Actualizado a las 

La Razón

  • 1
La banca pagará al Estado un 10 % de interés si pide ayudas para sanearse
La banca pagará al Estado un 10 % de interés si pide ayudas para sanearse

MADRID- El Gobierno sigue poniendo en práctica las reformas y medidas que sean necesarias para volver a la senda de la confianza y el crecimiento, consciente de que, como asegura la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, «es uno de los momentos más difíciles de la historia de España». Apenas tres meses después de aprobar su reforma financiera, el Consejo de Ministros dio ayer un paso adelante y cuadruplicó las provisiones que deberá cubrir el sector por los créditos que a día de hoy están al corriente de pago y sobre los que, momentáneamente, no pesa ninguna sospecha so pena de un empeoramiento no esperado de nuestra economía. En total, 30.000 millones a los que tendrá que hacer frente la banca, como adelantó ayer LA RAZÓN.
El real decreto-ley aprobado ayer busca recuperar la credibilidad perdida por el sistema financiero, con el objetivo de que se dinamice el crédito. «Sin certidumbre sobre su solvencia una recuperación económica se hace mucho más difícil. Es imprescindible despejar dudas».

- El punto de partida. El 31 de diciembre pasado, la banca tenía una exposición al sector inmobiliario de 307.000 millones. De esta cantidad, 184.000 millones se consideraban problemáticos y otros 123.000, no.
En febrero de este año, Economía aprobó lo que ahora ha pasado a ser la primera fase de la reforma financiera del Gobierno de Mariano Rajoy. Con el afán de despejar las dudas sobre la solvencia de nuestro sistema financiero, Economía publicó un real decreto ley por el que se incrementaban las provisiones para cubrir los posibles riesgos que los bancos habían contraído con la promoción inmobiliaria.

- La reforma de febrero. Valorada en 54.000 millones de euros, consiste en subir la cobertura de los riesgos desde el 33% del crédito concedido para la compra de suelo al 80%; elevar del 28 al 65% las provisiones de las promociones en curso y del 25 al 35% el saneamiento de las viviendas adjudicadas al banco por los impagos. En total, 44.000 millones.
Además, la reforma crea una provisión genérica o «buffer» de capital equivalente al 7% de los activos no problemáticos aún, con el fin de estar preparados para un empeoramiento de la actividad económica y el consiguiente aumento del paro. Esta provisión le hubiera costado a la banca cerca de 10.000 millones de euros más, aunque su vigencia ha sido mínima: apenas tres meses, en los que sólo alguna entidad lo ha cumplido en su totalidad. El resultado de estos tres meses de reforma ha sido la fusión de tres seis entidades (Unicaja con Caja España-Duero; Ibercaja con Caja3 y CaixaBank con Banca Cívica) y la venta de Unnim a BBVA.

- Las nuevas exigencias. El castigo que ha recibido la banca en el mercado de valores parece ser la causa que ha impulsado la segunda fase de la reforma. El sector sigue bajo sospecha y ya no sólo hace falta cubrir los activos problemáticos del «ladrillo» sino los que no están catalogados de dudosos, subestándar o adjudicados. Hay que sanear todo lo que se ha prestado al sector inmobiliario. De Guindos decía ayer al termino del Consejo de Ministros que «a veces la percepción de la realidad es peor que la realidad misma».  La provisión genérica del 7% se ha quedado pequeña y hay que llegar al 30% de los 123.000 millones «sanos». Un coste para la banca de entre 28.000 y 30.000 millones de euros más.

- Casi la mitad, cubierto.
Cuando todo el sistema cumpla con estas exigencias a finales de este mismo año –De Guindos no ha dado más plazo al sector– el riesgo de la banca con el sector inmobiliario (307.000 millones) estará cubierto en un 45%, con provisiones por importe de 137.000 millones.

- El calendario. Los bancos tienen hasta el próximo 11 de junio para presentar la forma en que piensan cumplir con las nuevas exigencias. Durante los siguientes quince días hábiles, el Banco de España los valorará. Si alguno provoca una merma importante de recursos propios o capital, la institución solicitará nuevas medidas. En el caso de considerar improbable su cumplimiento, podría solicitar el apoyo del FROB. ¿Cuánto puede costar? «Menos que las primeras ayudas del FROB, 13.389 millones», según calcula el titular de Economía.

- Cómo sería el apoyo público. 
El Gobierno prefiere las vía de los bonos contingentes convertibles, los «cocos». La entidad que recibiera la ayuda pagaría un interés cercano al 10%, el doble de lo que paga el Tesoro por deuda a cinco años.

- No lastrará el déficit.
  De Guindos aclaró ayer que, al tratarse de un préstamo que se paga a un tipo de interés de mercado, no se tiene en cuenta a la hora de fijar el déficit público de España.


Bancos malos para sanear los balances
Los bancos estarán obligados a traspasar los activos problemáticos adjudicados a sociedades de gestión de acuerdo con la norma contenida en la segunda fase de la reforma financiera. El sistema financiero español dispone en la actualidad de cerca de 85.000 millones de euros provenientes de entregas de viviendas, promociones y suelo ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos derivados del crédito concedido. El objetivo es que se vendan viviendas baratas, los bancos saneen sus balances y puedan así conceder créditos a la economía cuando empiece la recuperación. El traspaso se realizará al valor contable menos la provisión realizada, lo que Economía considera un precio razonable. De Guindos cree conveniente y predecible que en estas sociedades entren accionistas privados. El traspaso se hará dentro de este año, salvo para las entidades en proceso de fusión y las que tienen ayudas públicas, que sube a tres.


LA LUPA
El FMI y la UE creen que la reforma devolverá la confianza en España

Las reacciones europeas a la nueva reforma financiera aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy no han tardado en llegar. La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, expresó su «profunda satisfacción» por la reforma financiera aprobada en España, y asegura que es «una respuesta eficaz a las vulnerabilidades del sistema bancario español». Además, Lagarde afirmó que «la aplicación integral de estas medidas ayudará a reforzar la confianza y respaldará la reactivación del crecimiento de la economía». Por su parte, desde Europa, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, también alabó los cambios introducidos por el Ministerio de Economía y resaltó la importancia de la norma como instrumento para aumentar la confianza.

Vídeos

  • 1