Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 30 octubre 2014
16:11
Actualizado a las 

La Razón

Gente

El doble duelo de Claire Urdangarín

  • El agravamiento de la enfermedad del padre de Iñaki Urdangarín coincidió con el escándalo judicial, lo que llevó a la familia a ocultar al patriarca las informaciones que se publicaban sobre el duque de Palma. LA RAZÓN reconstruye los difíciles momentos vividos en los últimos meses por la madre de Iñaki debido al caso Nóos y la enfermedad de su esposo

  • 1

Es probable que Claire Liebaert recuerde 2012 como uno de los años más tristes de su vida. El 10 de mayo falleció su marido, Juan María, tras 54 años de matrimonio y siete hijos en común. Desde hacía algún tiempo sufría dolencias cardiacas y respiratorias, además de las secuelas de un derrame cerebral que le había postrado en una silla de ruedas. Un duro golpe que «les rompió su rutina habitual», comentan unas vecinas. «Era muy normal verles paseando juntos por las mañanas por los alrededores de su casa», añaden.

Un año difícil
Aun así, de vez en cuando se les podía descubrir por el paseo Fray Francisco de Vitoria acompañados por alguno de sus hijos empujando la silla de ruedas. Claire asumió con entereza la enfermedad de su marido, pero la gota que colmó el vaso fue la imputación del menor de sus vástagos varones, Iñaki, en el «caso Nóos». Ver como era acusado por presunto desvío de fondos públicos, prevaricación, falsedad documental y fraude, fue lo que le causó un verdadero disgusto. Dado el delicado estado de salud de su padre, sus familiares intentaron ocultarle parte de las informaciones que se publicaban sobre el duque de Palma, pero lo que llegó a sus oídos agravó su situación, sobre todo teniendo en cuenta que Juan María era un hombre al que señalan como «un señor en todos los sentidos» y que es muy conocido en Vitoria por haber sido el presidente de Cajavital entre 1996 y 2000.

«Todo lo que escuchó sobre su hijo hizo que empeorara», afirma una conocida del barrio. El matrimonio cada vez se dejaba ver menos por la capital alavesa, aunque de vez en cuando se animaban a pasear juntos, pero no se encontraban tan a gusto como antes. «Antes de que saliera lo de  Iñaki, siempre iban a misa los domingos a la parroquia de la Sagrada Familia, pero ya casi nunca se les ve», relata un ciudadano a este periódico. «Era frecuente que fuera al Centro Deportivo "Estadio" que preside su hijo Mikel, aunque hace tiempo que no va por allí», añade otro.  Y es que, aunque siempre había sido una familia «discreta y que no daba la nota», la salida a la palestra del nombre de su hijo les hizo volverse todavía más recelosos de su intimidad.

Con la cabeza bien alta
«Si antes Claire no contaba casi nada de su vida, ahora ya sólo habla lo imprescindible», aseguran. Y no es para menos. Según cuentan, hay gente que les ha seguido tratando como siempre, «porque lo que haya hecho su hijo no les convierte a ellos en culpables», y entienden el sufrimiento que han pasado. «Están muy dolidos, pero los que les conocen de verdad les van a apoyar siempre y jamás podrán decir nada malo de ellos». Lo cierto es que la mayoría de las opiniones sobre la familia Urdangarín son positivas. Son consideradas unas personas «entrañables» Sin embargo, otras personas no han reaccionado igual ante las noticias relativas al marido de la Infanta Cristina. «Algunos están distantes con ellos, como si tuvieran algo que ver», dice el camarero de un bar. «Claire intenta ir con la cabeza bien alta, pero está destrozada», explica un vecino.

Si hay algo que ha ayudado a Claire a no hundirse del todo es la compañía de sus siete hijos y sus 25 nietos. Desde que comenzó la polémica con Iñaki, los hermanos se han volcado con su madre para que no se sintiera sola y no cargase sobre sus hombros toda la enfermedad de su marido. A pesar de que alguno de ellos vive en Vitoria, dos hijas que trabajan en Barcelona y en Estados Unidos han viajado con frecuencia a Vitoria para estar junto a ella y ayudarle con su padre. De hecho, la misma mañana en la que falleció Juan María, se pudo ver a dos de ellas saliendo por la puerta de atrás de la urbanización para ir a hacer algunas compras y así evitar que su madre saliera a la calle. Según explica un testigo, «la estampa de las jóvenes saliendo a comprar para su madre ya es relativamente habitual». En cuanto a su padre, en vez de llevarle por la calle, se limitaban a pasear con él por la urbanización para no llamar la atención de nadie.

La muerte de Juan María Urdangarín ha dejado claro que la unión entre los miembros de la familia es real y que no dejan a su madre ni un momento sola. Así, Iñaki viajó el martes desde Estados Unidos hasta Vitoria, haciendo escala en Múnich y Bilbao. Desde entonces no se ha movido de la capital alavesa, quizá porque fue consciente de que su padre ya estaba extremadamente grave. Ayer se le vio muy cariñoso con Claire en el tanatorio Lauzurica, donde incineraron a Juan María, y realizó con ella varios trayectos en coche desde su casa. Según informa Ep, Mario Pascual Vives, el abogado del duque de Palma, declaró ayer que su cliente está «lógicamente dolido» por la muerte de su padre. Hoy se reunirá con los que son su mayor apoyo, su mujer, la Infanta Cristina, y sus cuatro hijos, que han volado desde Washington para despedir a su abuelo.

Quizá Claire retome de nuevo su rutina anteriores a la enfermedad de su Juan María, al que ha dedicado toda su atención durante mucho tiempo, especialmente en los últimos meses. Aunque eso no le quitará la preocupación por todo lo que atañe a Iñaki. «Si cuando a un hijo le pasa algo, aunque no sea importante, estás todo el día dándole vueltas, no me puedo imaginar cómo estará ella», reconoció una vecina. «Me pongo en su lugar y también estaría hecha polvo», concluye.

Al menos, hoy podrá sentirse orgullosa de tener a toda su familia junto a ella en el funeral por Juan María.


Ingeniero, banquero, militante del PNV y con una gran fe católica
El padre del duque de Palma nació en el pueblo guipuzcoano de Zumárraga el 19 de septiembre de 1932 y siempre fue un hombre de profunda fe religiosa. Tras estudiar Ingeniería Industrial, se casó con Claire Liebaert en 1958. La aristócrata de origen belga, elegante y muy conocida en el País Vasco, le dio la alegría de bendecirle con siete hijos. Vinculado siempre a la industria química, concretamente a la empresa Fuchs –donde estuvo más de 25 años–, Juan María trabajó en Barcelona desde finales de los sesenta hasta principios de los ochenta. Militante de base del PNV, tras volver a Vitoria fue elegido por el partido para presidir Caja Vital Kutxa, cargo que ocupó desde 1996. Allí concluyó su vida laboral en el 2000, momento en el que tocaba jubilarse y disfrutar de su familia.


Siete hermanos: del profesor universitario al duque
Iñaki Urdangarin, Txiki para los amigos, pertenece a una discreta familia numerosa de profundas raíces católicas. Es el sexto de seis hermanos, quienes se han comportado como una auténtica piña a la hora de defender su inocencia y no preocupar a sus padres. Fallecido Juan María Urdangarín, los hijos se centran en su madre, Claire Liebaert, una aristócrata muy querida en la capital alavesa.

1.- ANA
Sin profesión conocida
Está casada y tiene cinco hijos. Al ser la mayor, es la única de los Urdangarín que ha hablado con los periodistas en Barcelona para asegurar que cree «absolutamente» en la inocencia de su hermano.
2.- CLARA
Profesora de la UPV
Reside en Vitoria, está casada y su esposo también es profesor. Ella ejerce en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad del País Vasco, cerca de su domicilio.
3.- CRISTINA
Médica
Junto con su hermano Iñaki, son los únicos que en la actualidad residen fuera de nuestro país. Cristina vive en Minnesota (EE UU), donde ejerce la carrera de Medicina, igual que su marido, y donde vive con sus cinco hijos.
4.- MIKEL
Director del Estadio
Es el club deportivo de la Caja Vital, donde da clases de pilates su mujer, muy conocida en el círculo de los amantes de la gimnasia rítmica y la danza contemporánea. Llegó al cargo cuando su padre presidía la entidad de ahorro. También es profesor de Educación Física en la Universidad del País Vasco, además de ser miembro del Center for Sport Business Management del IESE y de la European Association for Sport Management.
5.- LAURA
Química
Vive con su esposo, de profesión procurador, en Vitoria. Acostumbraba a pasear, junto a su padre fallecido y su madre, por el paseo Fray Francisco, muy cercano a su residencia habitual.
6.- IÑAKI
Duque de Palma
Contrajo matrimonio con la Infanta Cristina en la catedral de Barcelona el 4 de octubre de 1997. Tienen cuatro hijos: Juan Valentín, de 13 años, Pablo Nicolás Sebastián, de 11, Miguel, de 10, e Irene, de 6.
7.- LUCÍA
Secretaria de dirección
También reside en la capital alavesa desde que se trasladaron allí sus padres. No está casada, pero tiene un novio farmacéutico.


Vacaciones a la catalana
- Su licenciatura en Ingeniería Industrial y su diplomatura en Administración y Gestión de Empresas le abrieron muchas puertas.
- Durante dos decenios Juan María fue director general de la empresa química alemana Fuch en Barcelona, lo que le reportó grandes beneficios. Esta compañía contaba con un capital social de cuatro millones de euros y unas ventas de 45.
- A principios de los ochenta se trasladó a Vitoria para convertirse en consejero delegado de la misma empresa, lo que aumentó el número de ceros de su cuenta corriente.
- Durante su etapa como presidente de Caja Vital ganaba unos 300.000 euros.
- Vivía en un piso amplio pero sin lujos en una de las mejores zonas residenciales de la capital verde europea, rodeada de parques e instalaciones deportivas.
- La casa de veraneo la mantenía en Cataluña, en un pueblo de Gerona llamado Viladrau.

Vídeos

  • 1