Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 24 octubre 2014
23:12
Actualizado a las 

La Razón

El Mundial de Fórmula 1

Alonso y Ferrari reaccionan a tiempo

  • Acabó segundo, por detrás del venezolano Maldonado, que se apuntó un triunfo histórico

  • 1
Es la primera vez que un venezolano gana un Gran Premio de F-1
Es la primera vez que un venezolano gana un Gran Premio de F-1

Montmeló- Jamás en la historia de la F-1 había existido una temporada con tanta incertidumbre como la actual. En el circuito de Cataluña, Williams y Pastor Maldonado se sumaron a la diversidad de ganadores de este año: cinco carreras y cinco vencedores diferentes. Fernando Alonso fue segundo y Raikkönen completó el podio. El desconcierto entre equipos y pilotos es generalizado. Nadie entiende muy bien por qué unos coches van bien en un circuito mientras que en otros su rendimiento cae estrepitosamente. Este fin de semana, Williams, Ferrari y McLaren estaban varios pasos por delante del resto, es decir, de Red Bull, Mercedes, Sauber e incluso Lotus. Las altas temperaturas de la pista el viernes y el sábado terminaron de desquiciar a los ingenieros y sus infinitos datos extraídos de cientos de sensores del monoplaza.

Una vez conocida la sanción a Hamilton, «poleman» hasta que la FIA le relegó al último lugar en parrilla por el error o argucia con la carga de combustible, Maldonado quedó en primer lugar. En citas anteriores, el Williams había ofrecido algún atisbo importante de competitividad, pero nadie imaginaba que su ritmo de carrera fuera tan bueno. Alonso volvió a hacer una de las suyas y le robó la cartera a Maldonado nada más apagarse las luces del semáforo. El venezolano se defendió hasta el último metro disponible antes de frenar, pero el de Ferrari enseguida cogió el lado bueno. Fernando arriesgó y sólo la aquiescencia del de Williams le salvó de un choque. Luego, en la conferencia de prensa, y mientras hablaba el lacónico Raikkönen, comentaron la jugada entre risas.

El de Ferrari parecía destinado a lograr una nueva victoria, pero las cosas no iban a salir bien. El primer paso por «boxes» lo salvaron. Las posiciones no cambiaron y la distancia aumentó ligeramente, aunque Maldonado siempre se movió en un margen no superior a los dos segundos. Siempre estuvo ahí. Y una cosa quedaba clara. La victoria se la jugarían ambos, ya que por detrás nadie podía seguir su ritmo. Ni Lotus, ni Red Bull ni el McLaren de Jenson Button, porque Hamilton venía remontando posiciones y tenía su particular carrera.

Sin embargo, vueltas más tarde, Williams dio el primer paso hacia la victoria. Anticipó el segundo paso por «boxes» de su piloto y Alonso perdía algo de tiempo con un doblado, Charles Pic, que no supo retirarse a tiempo. El asturiano no pudo hacer nada porque Pic sólo se apartó en mitad de la curva, en plena frenada. Segundos después, Alonso paraba en «boxes» y regresaba a pista en segunda plaza. La distancia con Maldonado no era mucha, pero el caso es que Alonso no podía acercarse. Tampoco cambiaron las cosas en el tercer y definitivo «pit stop», aunque esta vez la distancia se redujo bastante. Parecía que Alonso aplazaba el adelantamiento para la última vuelta, pero la realidad era otra. Sus neumáticos se degradaban más rápido y aspirar a la primera plaza era arriesgado. Además, más tarde confesaría que estaba más preocupado por Raikkönen, tercero, que por el triunfo.

Maldonado hizo la carrera de su vida, sin errores. Ganó poco más de un año después de su debut y devolvió a la mítica Williams a lo más alto, algo que no hacían desde 2004.

Vídeos

  • 1