Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
  • 1

    OPINIÓN

    Alfonso Ussía

    RDyO

Ofrecido por:
Iberdrola
lunes, 22 diciembre 2014
18:50
Actualizado a las 

La Razón

Unió revalida su apuesta por la moderación de Duran Lleida

  • El congreso de los socialcristianos reelige a su experimentado líder por amplia mayoría. El presidente de UDC evita más polémicas con CDC en la última jornada del cónclave

  • 1
Duran,ayer en Sitges, proclamado líder de Unió
Duran,ayer en Sitges, proclamado líder de Unió

BARCELONA- Apenas queda rastro de aquellos grandes liderazgos que se contaban por décadas al frente de los partidos democráticos del conjunto de España. Jordi Pujol estuvo al frente de Convergència durante 30 años, Felipe González mantuvo el timón del PSOE durante 23 años y Xavier Arzalluz dirigió el PNV durante 19 años. Todos ellos están retirados de la primera línea política. Josep Antoni Duran Lleida es, probablemente, el último líder de esta especie. Ayer, el congreso de Unió Democràtica lo reeligió en Sitges (Barcelona) por duodécima vez como presidente de su comité de gobierno y, por tanto, prolongará 4 años más los 27 años que ya acumula (1982-1983; 1987-2012) al frente del partido.

El resultado de la votación no dejó lugar a dudas sobre la ascendencia que conserva Duran Lleida, abanderado de la moderación. Logró la reelección con el 80,24 por ciento de los votos, frente al 19,17 por ciento obtenido por el otro candidato, el independentista Josep Maria d'Abadal (alcalde de Vic).

«No discrepamos»
El congreso de Unió ha estado marcado por la vehemencia con que Duran  Lleida se ha desmarcado de las tesis soberanistas que propugnan tanto su rival en el partido como sus socios de Convergència. No obstante, el líder de Unió optó ayer por mostrar su perfil más conciliador, subrayando que los proyectos entre los socios de CiU «no están tan lejos». «No discrepamos en lo sustancial», dijo para evitar la posible brecha que se podía abrir en la federación nacionalista a raíz de su hostilidad con el independentismo.

De hecho, Duran aparcó todas sus críticas al proyecto separatista que vertió el sábado durante la presentación de su informe de gestión. Aseguró incluso que se dejará «la piel para que quien quiera pueda defender mediante la palabra sus legítimas ideas en favor de la independencia».

Dicho esto, alentó a su partido y al resto de partidos catalanes a centrar sus energías en la consecución del pacto fiscal. Pidió, en este sentido, alzar un «frente común» para lograr este objetivo en una clara alusión al PSC.

De esta manera, el líder de Unió colocó en primer plan la cuestión de la financiación de Cataluña y ahuyentó la problemática con Convergència. Duran se esforzó durante la jornada en no levantar ampollas con sus socios después de que varios de los dirigentes de CDC manifestaran su malestar por su embestida contra el proyecto separatista, que llegó a tachar de «ficción».

A primera hora de la segunda jornada del congreso, Duran se dejó ver con Artur Mas  para escenificar su buena sintonía. El líder de Unió ha querido durante este congreso poner en valor la buena relación que le une con el presidente de la Generalitat, a quien ha reconocido explícitamente la «sensibilidad» con la que trata a Unió Democràtica.

Duran también quiso referirse a las continuas críticas que se dirigen a los partidos políticos para salir en defensa de los representantes democráticos en contraposición a colectivos antisistema. «La antipolítica es una práctica dedicada a destrozar y minar las bases de las instituciones», alertó el líder de Unió Democràtica en referencia al 15-M.


EL PERFIL
Con mucha cuerda

 Josep Antoni Duran Lleida (Alcampell, Huesca, 1952) ha meditado seriamente en alguna ocasión dejar la política para ejercer su profesión de abogado. Ofertas no le han faltado. Pero este abogado lleva inoculado muy adentro el virus de la política. Por eso, a pesar de que lleva muchos años en primera línea todavía le queda mucha cuerda.

Síguenos en