Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 31 julio 2014
01:20
Actualizado a las 

La Razón

Religión

El Padre Garralda dice que 20 siglos después los marginados siguen siendo «los mismos»

  • El jesuita Padre Garralda, fundador de la ONG Horizontes Abiertos, ha asegurado este martes tras recibir la Medalla de Oro de Madrid de la mano de la alcaldesa, Ana Botella, que 20 siglos después de la llegada de Jesucristo los marginados "siguen siendo exactamente los mismos".

  • 1
El Padre Garralda dice que 20 siglos después los marginados siguen siendo «los mismos»
El Padre Garralda dice que 20 siglos después los marginados siguen siendo «los mismos»

"Hace 20 siglos, en Oriente Próximo, un tal Jesucristo, que vivió en Nazaret, nos dijo quiénes eran los integrantes de los marginados: los desnudos, los presos, los peregrinos y los enfermos.

Veinte siglos después siguen siendo exactamente los mismos: los desnudos son los sin techo, los presos en las cárceles, los peregrinos ahora se llaman inmigrantes y si antes los enfermos que provocaban rechazo social eran los que tenían lepra ahora son los que tienen sida o son drogadictos", ha afirmado en el Palacio de Cibeles.

En este punto, Garralda ha tenido unas palabras de agradecimiento para el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, también homenajeado hoy, ya que cuando fue presidente de la Comunidad promulgó la conocida como ley antibotellón es la que señalaba que el drogadicto "no es un drogata sino un enfermo con derecho a tratamiento médico".

También ha tenido palabras de agradecimiento para el Ayuntamiento por la concesión de la medalla. "Me impresiona que este Ayuntamiento se haya portado como un auténtico cristiano", ha señalado tras tener un recuerdo muy especial a los jesuitas, a sus padres y a los marginados sociales, "especialmente a los que vivieron y murieron en los albergues, en las cárceles, en hospitales, casas de acogida y en las aceras". No ha querido bajar del estrado sin bendecir a los presentes y mostrar su más "profundísimo respeto a los no creyentes".

Vídeos

  • 1