Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 22 noviembre 2014
23:13
Actualizado a las 

La Razón

Medio Ambiente y Biodiversidad

killis los peces que nacen con la lluvia en peligro de extinción

  • Los killis, peces "que nacen con la lluvia", y que se caracterizan por su enorme capacidad de adaptación al medio en el que viven, se encuentran ahora en peligro de extinción, amenazados en España por la introducción de especies foráneas, la contaminación y el desarrollo urbanístico.

  • 1
killis, los peces que nacen con la lluvia, en peligro de extinción
killis, los peces que nacen con la lluvia, en peligro de extinción

Los killis, vocablo holandés que significa 'pequeño torrente de agua', son peces de agua dulce que están presentes en todos los continentes excepto en Oceanía.

Se caracterizan por su gran colorido y capacidad de adaptación y entre ellos se encuentra el vertebrado animal de vida más corta, sólo tres meses, que es capaz de reproducirse a la semana de nacer y es objeto de estudio de los científicos que investigan con él el envejecimiento celular.

En una entrevista con Efe, el presidente de la Sociedad Española de Killis, José Ramón García Gil, ha explicado la peculiaridad de algunas especies de estos peces que a lo largo de los siglos han logrado adaptarse a medios tan extremos como el desierto del Valle de la Muerte, entre Nevada y California, donde se llegan a alcanzar los 150 grados de temperatura.

Allí, en el Agujero del Diablo, habita el Cyprinodon Diabolis, "el pez más protegido de EEUU", del que se cuentan entre 150 y 500 ejemplares "en el mejor de los casos".

"Los killis tienen tres tipos de reproducción: anual, semianual y no anual", ha indicado. Aquellos que se reproducen de manera anual viven en zonas de África y Latinoamérica, lugares que sólo cuentan con dos estaciones; una época de lluvia y otra de sequía, que están "muy marcadas".

"Habitan charcas y lagunas que tienen agua el tiempo que dura la estación de lluvias, y cuando deja de llover y las altas temperaturas provocan que el agua se evapore, entonces los peces mueren", ha señalado.

Para perpetuar la especie, estos peces entierran sus huevos en la tierra durante la época de lluvias. Cuando el biotopo se seca, los huevos permanecen enterrados hasta que de nuevo se producen las lluvias. Es entonces cuando los huevos eclosionan, "por eso en Latinoamérica se les conoce como los peces que nacen con la lluvia".

García Gil ha explicado la razón de este tipo de reproducción: "Esto se produce porque existe una diapausa -un parón en el desarrollo embrionario del huevo que se puede prolongar incluso durante años- hasta que llega de nuevo la estación lluviosa".

Esta peculiaridad en el modo de reproducción ocurre únicamente en algunas especies de killis, según ha asegurado García Gil.

Otras variedades de killis tienen una reproducción semianual -pueden optar por la anual o por desarrollar los huevos en el agua- y por último existe un tipo de reproducción no anual -el desarrollo embrionario se produce siempre en el agua y son peces con una gran capacidad de salto que se mueven entre las hojas hasta encontrar una charca con agua-, se localizan en la selva de Sudamérica y en Asia.

En el caso de España, existen tres especies autóctonas que se encuentran en el Levante y la zona sur. Son el Aphanius Iberus, el Aphanius Baeticus y la Valencia Hispanica.

"Estas tres especies se encuentran en peligro de extinción debido a la introducción de especies foráneas, que depredan sobre ellas y las desplazan de los nichos biológicos, la contaminación y el desarrollo urbanístico", ha lamentado.

La Sociedad Española de Killis (SEK) cría en cautividad estos ejemplares para reintroducirlos después en el medio. De esta manera, el año pasado se introdujeron 4.000 nuevos ejemplares.

La SEK participa también con el Zoo de Viena en el programa de conservación del Aphanius Sirhani, del que hace 15 años se contabilizaron únicamente 8 ejemplares que habitan sólo en un oasis de Jordania.

Vídeos

  • 1