Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 03 septiembre 2014
03:38
Actualizado a las 

La Razón

Columnistas

Decálogo para la remontada por Alfonso Merlos

  • 1

Ni una sola chapuza más, ni una sola ocurrencia, ni un solo despiste. España no puede permitirse dar ni medio paso en falso. Después de un lustro de errores perpetrados o tolerados por el peor gobierno que ha conocido nuestra democracia, la horrible semana que dejamos atrás es la prueba del nueve de que no será fácil demostrar que hay una determinación fija y responsable de salir adelante, de satisfacer nuestras deudas, la pública y las privadas. Porque eso es la solvencia.

Nos alejaremos de la senda de la remontada si entendemos que es el Partido Popular el que nos tiene que sacar de ésta, que los retos sólo son de Rajoy. Toda obra de regeneración nacional es una tarea colectiva. Y la que encara este país sólo se completará, tanto a corto como medio plazo, si se aplica de forma rigurosa pero implacable un programa de acción que recae sobre los muros de las más altas instituciones del Estado, pero no en menor grado sobre los hombros y las espaldas de cada uno de los compatriotas:

1 El Banco de España deberá ser gobernado por un profesional del más elevado perfil técnico, alejado de incompetencias y sectarismos presentes y pasados; por consiguiente, con credenciales para recuperar la credibilidad de la inspección en el menor tiempo posible.

2Partido Popular y PSOE deberán impulsar un grupo de trabajo para concluir si, bajo el mandato de Miguel Ángel Fernández Ordóñez al frente del órgano supervisor, han existido algo más que defectos de gestión y se ha podido incurrir en tipos de negligencia o imprudencia grave con daño cuantificable a personas físicas y jurídicas.

3La Fiscalía General del Estado deberá completar de forma férrea la misión de investigar toda clase de delitos de estafa, apropiación indebida, falsedad documental u otros que se hayan cometido desde bancos y cajas.

4Una comisión parlamentaria, paralela a la judicial deberá determinar qué se ha hecho con cada uno de los euros que han salido del bolsillo del contribuyente para reestructurar el sistema financiero desde la implementación del modelo FROB.

5Una indagación judicial, tan amplia y profunda como proceda, deberá esclarecer las responsabilidades de tipo societario, contable o tributario que hayan podido derivar de las actividades y decisiones de los consejos de administración de las entidades crediticias.

6El Gobierno deberá garantizar que el trabajo de los auditores externos de Bankia será el primero y el último; que España recuperará para el futuro órganos supervisores profesionales creíbles e independientes.

7Los funcionarios europeos que han de examinar las cuentas de nuestras regiones deberán concluir su trabajo con la certeza de que será posible controlar a quienes, hasta la fecha y casi sin excepción, se han comportado de forma gamberra.

8Las comunidades autónomas de Andalucía, Cataluña, País Vasco, Asturias y Canarias deberán abandonar cualquier tentación de ejecutar un contra-programa que se instituya en un sistema de boicot a la estrategia de reformas impulsada por el Gobierno de la nación.

9Las empresas líderes deberán planificar, ejecutar y controlar los efectos de una estrategia  coordinada e intensiva destinada a limpiar y proyectar con vigor la imagen de la «marca España», con vectores especialmente agresivos proyectados sobre aquellas regiones del mundo en las que geo-económicamente nos la jugamos.

10El presidente y los ministros deberán construir un  potente y convincente relato político, reforzando sus capacidades de comunicación y pedagogía, transmitiendo confianza a unos ciudadanos que no pueden seguir pensando que las medidas de Rajoy son una simple reacción instintiva para sujetar la prima de riesgo u otros indicadores macro.

Vídeos

  • 1