Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 18 diciembre 2014
08:17
Actualizado a las 

La Razón

Itziar Atienza: «Somos cobardes para la relación personal»

  • Profesión: actriz.
    Nació: en 1977, en Galdácano (Vizcaya).
    Por qué está aquí: protagoniza en el Teatro Marquina (Madrid) «Contra el viento del norte».

  • 1
«La mujer es más aventurera que el hombre y más fantasiosa»
«La mujer es más aventurera que el hombre y más fantasiosa»

–«Contra el viento del norte»: una historia de amor a través del correo electrónico. ¿Es posible enamorarse de alguien al que no ves?
– Sí, y no lo digo por experiencia.

–Crecen las relaciones sexuales on-line. ¿Síntoma de...?
–De la necesidad de relacionarnos y, a la vez, de la dificultad de relacionarnos mirándonos a los ojos.

–¿Qué nos está pasando?
–Que por cobardía nos refugiamos cada vez más en los espacios virtuales de fantasía sexual y emocional. Somos cobardes para la relación personal.

–¿Cobardes?
–Sí, la relación personal con el otro nos muestra la verdad desnuda, lo que no nos gusta. Nos hace sentir miedo: nos vemos reflejados en el otro.

–Como en el chiste aquel del vasco, ¿vuelve el onanismo para demostrar que somos independientes?
–La relación en la red es una forma de onanismo casi siempre.

–El peligro está en el fraude, el engaño...
–La posibilidad de engaño, el peligro, parece un morbo añadido.

–Para seducir a una mujer, dicen, hay que saber escucharla. ¿Y para seducir a un hombre?
–Hay que saber medir los tiempos y las acciones: no hay que entregarse totalmente, mantener el misterio, poner la mano y saber retirarla.

–El 83% de las mujeres dicen que rechazarían una aventura por internet.
–Mienten. La mujer es más aventurera que el hombre y más fantasiosa.

–¿Qué le podría defraudar de un tipo al que conoció chateando?
–Que nada de todo lo que me hubiera dicho fuera verdad.

–Curioso: a las mujeres les molesta más la halitosis que un gatillazo...
–El gatillazo tiene remedio.

–¿Cómo sería un gatillazo on-line?
–En pleno clímax, que él dijera: «Perdona, pero está llamando a la puerta el de telepizza».

–O que ella dijera: «Perdona, pero se me acaba de caer la dentadura».

Síguenos en