Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 21 octubre 2014
12:16
Actualizado a las 

La Razón

Cine

Como grafitis violentos

  • Director: Patricia Ferreira Guión:  Patricia Ferreira y Virginia Yagüe.  Intérpretes: Marina Comas, Albert Baró, Álex Monner España, 2012.Duración: 91 minutos. Drama.

  • 1
lo mejor:  los tres jóvenes protagonistas, que se crecen durante todas las escenas que comparten
lo mejor: los tres jóvenes protagonistas, que se crecen durante todas las escenas que comparten

No, no es original Ferreira en su nueva apuesta, aunque ganase con el filme el pasado Festival de Málaga: adolescentes, inconformismo, alcohol del malo,  grafitis, peleas absurdas, la red, las redes extrañas de esa edad que retuercen las relaciones con los adultos en general, con los padres, con los profesores, con quienes se les ponga por delante en particular. Todos padecimos esa enfermedad durante unos pocos años, pero quizá pocos fueron tan salvajes como algunos; ellos, por ejemplo. Y sí, tiene un aire lejanamente francés la película de la directora,  y suena asimismo, a otros cines similares pero mayores (pensamos, por ejemplo, en los primeros, soberbios hermanos Dardenne, en el Gus van Sant de «Elephant»), aunque, lejos de la poética o la bien expresada violencia de otras propuestas sobre el espinoso asunto, los personajes de Ferreira desgranan un poco fríamente y salpicado de tópicos el tremendo drama que se desarrollará más tarde, al final de la película, por sorpresa. Los tres jóvenes protagonistas, amigos hasta la última célula nueva, dicen, beben litros de cerveza mientras uno de ellos barrunta viajar a Holanda para perfeccionar el arte callejero que desarrolla en cualquier pared inocente y la única chica del grupo decide besarlo y  que ya está cansada de la familia, «aunque todos necesitamos una». Bien, aunque contradictorio.  Y a pesar de que durante ciertos tramos la mencionada gelidez  llegue a helarle la sangre al espectador, acabará  desconcertado al descubrir que, tras muchas vueltas, la noria no ha llegado a ningún destino concreto. El horror, existe, claro, ¿pero ahora por qué?
 

Vídeos

  • 1