Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 21 septiembre 2014
21:19
Actualizado a las 

La Razón

Coyuntura

El pequeño comercio podrá abrir sin esperar a la licencia municipal

  • El Gobierno elimina trabas burocráticas para negocios de menos de 300 metros. Una declaración de responsabilidad sustituirá a los permisos
         

  • 1
El Gobierno elimina las licencias municipales para abrir un comercio
El Gobierno elimina las licencias municipales para abrir un comercio

El Consejo de Ministros aprobó ayer la «autolicencia exprés» para los pequeños comercios. Con la entrada en vigor de este Real Decreto, se eliminan las licencias previas para la apertura de establecimientos comerciales de hasta 300 metros cuadrados y para todas sus obras previas. Bastará con presentar una declaración de responsabilidad ante el correspondiente ayuntamiento y pagar los correspondientes impuestos de apertura o de cambio de titularidad.
Será a posteriori cuando la Administración envíe a los funcionarios para verificar que todo está en orden y que si ha habido obras, éstas se ajustan a lo que marca la Ley. Bastará, por tanto, con que el empresario presente un informe técnico expedido por un profesional colegiado, una declaración responsable de que cumple la normativa municipal y que pague las tasas.
Según explicó la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se trata de un plan de simplificación de procedimientos administrativos y que, además, busca potenciar la unidad de mercado. A su juicio, esta medida servirá para impulsar y dinamizar la actividad comercial del sector minorista y la creación de empleo. Este sector representa un 5% del PIB y da trabajo a casi dos millones de personas.
En función de su desarrollo, el Gobierno prevé poder ampliar esta nueva norma a locales más grandes y a otro tipo de actividades distintas a las inicialmente previstas en un año. Entre los beneficiarios está el comercio de la alimentación, el sector textil, muebles, electrodomésticos, joyerías o servicios a personas, como peluquerías.
El real decreto acaba con una madeja burocrática que obligaba al interesado en abrir un pequeño comercio a esperar hasta casi dos años hasta recibir el visto bueno municipal. Previamente, debía conseguir la licencia de establecimiento, la de actividad, la de obras (si fueran necesarias), la verificación de que esas obras cumplían las ordenanzas… Y pagar también los correspondientes impuestos. «A partir de ahora, el tiempo ya no dependerá de la Administración», resaltó Sáenz de Santamaría, tras la celebración de un Consejo de Ministros de perfil bajo teniendo en cuenta la intensa agenda de reformas y ajustes que ha condicionado la mayor parte de las reuniones celebradas desde que se inició la Legislatura. 
«La medida busca cambiar la cultura administrativa, liberalizar el comercio, simplificar los procedimientos y apoyar a los emprendedores», explicó la vicepresidenta en su comparecencia en Moncloa. El objetivo es ahorrar tiempo y dinero. El coste medio de un local que ha tenido que esperar un año hasta abrir sus cuentas oscila entre los 50.000 y los 132. 000 euros, según fuentes de Economía.


El sector aplaude el decreto
La norma fue aplaudida por las grandes superficies, que llevaban años reclamándola, y por el pequeño comercio. El presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Manuel García-Izquierdo, solicitó a los ayuntamientos que apliquen la «licencia exprés» de «forma inmediata», dada la situación crítica por la que está atravesando el sector por la crisis.

Vídeos

  • 1