Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 18 abril 2014
17:32
Actualizado a las 

La Razón

Gente

Jorge Verstrynge el burgués okupa

  • El político, que ayer fue desalojado de una casa social en el barrio de Salamanca, reside en una lujosa vivienda del céntrico distrito

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.

Verstrynge es un hombre de extremos y de contradicciones. Lo mismo se muestra como abanderado de una ideología de derechas, que camina de la mano de Hugo Chávez. Igual se compra varias propiedades en el barrio de Salamanca de Madrid, que decide liderar a un grupo de okupas. Ayer, el profesor de la Universidad Complutense y político fue desalojado de la casa okupa y centro social «La salamanquesa» en la calle Peyre, cercana a Goya, a la que acudieron alrededor de las siete de la mañana una veintena de policías nacionales para proceder a su clausura por orden judicial. En ese momento, en la casa no había nadie, según informaron a LA RAZÓN testigos presenciales. «Tan sólo hacíamos vida allí de día, pero no solía dormir nadie dentro», afirmó uno de los okupas. Así que, una vez que uno de los residentes ilegales se enteró de que los cuerpos de seguridad del Estado habían entrado en el domicilio, envió una serie de mensajes de texto a través del móvil para impedir que lo tapiaran. Entre los cerca de 20 jóvenes que negociaron con los policías el sacar todas sus pertenencias (muebles, sofás, bicicletas, alfombras), se encontraba Verstrynge, un habitual de Peyre, donde solía asistir a participar en encuentros y diferentes actividades que allí se realizaban como yoga, clases de inglés, de percusión, de grafitis e incluso había un grupo de personas que cuidaban a hijos de los vecinos a modo de guardería. «Sí, Verstringe también estuvo aquí con los chicos, suele venir bastante porque le pilla muy cerca de donde vive», confirmó la dependienta de una tienda de restauración de muebles colindante a la casa clausurada. En esta ocasión, no se produjo ninguna detención ya que ambas partes (policías y okupas), procuraron que el desalojo fuera tranquilo.

Sin escombros
Lo que resulta curioso es que el que fue el «delfín político» de Manuel Fraga en Alianza Popular, quien ocupó un escaño nacional en el Congreso entre 1982 y 1989, e, incluso, llegó a capitanear la secretaría general de esta formación política en los años 80, reivindique y luche por una serie de ideales marxistas que ni él mismo practica en su vida diaria. El doctor en Ciencias Políticas y Sociología de la UCM reside en la colonia Fuente del Berro, en el distinguido barrio de Salamanca. Pero no entre escombros, escaleras de obra, andamios, ventanas rotas y futones, como lo hacían hasta ayer los okupas de «La salamanquesa», sino en una exclusiva casa unifamiliar de dos plantas y un excelente patio rodeado de vegetación. Allí vive con su segunda esposa, Mercedes Revuelta de las Heras, con quien contrajo matrimonio en 1995 después de un matrimonio fallido con María Vidaurreta. Padre de tres hijos, sus vecinos aseguran que su vida en el barrio es «de lo más normal», algo que contrasta con la profesional, ya que es  considerado persona «non grata» por varias de las formaciones políticas con las que ha coqueteado.


Las mil y una propiedades
Además de su pequeño «palacete» en el barrio de Salamanca, Verstrynge posee una espectacular residencia de estudiantes, «La luna», justo enfrente de su vivienda. La regenta su esposa y el matrimonio cobra hasta 930 euros mensuales por cada habitación.
«También tiene varios pisos de alquiler en la zona. Uno de  ellos está al lado de la casa okupa», asegura la trabajadora de una tienda de restauración del barrio.


«Judas» político
Un hombre veleta. Así podría definirse su paso por la política, que comenzó en Alianza Popular y evolucionó hacia un comunismo radical. Quienes le conocieron aseguran que hizo mucho daño a grandes políticos que confiaron en él y que depositaron sus esperanzas en un hombre «carismático, inteligente, pero muy poco listo», aseguran a LA RAZÓN políticos que estuvieron a su lado en los años 80. Siempre trató de destacar, incluso le hizo una «terrible jugada a Manuel Fraga. Intentó convencerle de que se presentara a alcalde de Madrid, aludiendo que así empezó Chirac y le fue muy bien. Sin embargo, lo que quería era hacerle era la cama. Besó la mano de una de las personas que dieron todo por él, el patrón», confiesan, en alusión al presidente fundador del Partido Popular.

Vídeos

  • 1