Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
domingo, 21 septiembre 2014
03:55
Actualizado a las 

La Razón

Baloncesto

Prigioni rescata al Baskonia

  • 1
Tomic busca el aro del Caja Laboral ante la defensa de Maciej Lampe
Tomic busca el aro del Caja Laboral ante la defensa de Maciej Lampe

Otra vez Pablo Prigioni. El base argentino, ex del Real Madrid, volvió a rescatar al Caja Laboral cuando el Buesa Arena ya escuchaba la bocina. Le sobraron ocho décimas para forzar una prórroga en la que el Caja Laboral fue superior al Real Madrid. La diferencia sólo se reflejó en el marcador final del partido y en el de la serie. La igualdad entre ambos equipos es total. El Madrid dispuso de dos posesiones para forzar un segundo tiempo extra. Las desaprovechó. Ahora está obligado a ganar en idéntico escenario para que la serie regrese a la capital.

El Real Madrid se puso una coraza atípica para la primera batalla en Vitoria. Mandaron las circunstancias y Pablo Laso supo adaptarse a ellas. Cuando el partido tomó cuerpo, el Madrid no contaba con Begic ni Tomic. Los dos gigantes balcánicos estaban eliminados por faltas y el destino del equipo quedó en manos de los pequeños. A Llull, Sergio y Singler les sobró el último ataque del Baskonia. Sergio y el estadounidense sostuvieron a los suyos en el último cuarto. La clarividencia del base y la defensa permitieron poner al Madrid en la rampa de lanzamiento después de que el Caja Laboral se pasara los cinco primeros minutos del último cuarto sin anotar (54-59). Llull fue el ejecutor. Anotó los últimos siete puntos de su equipo, pero falló una bandeja que pudo ser decisiva y entonces llegó el turno de Prigioni. Como ya había hecho en cuartos ante el Bilbao, el base apareció cuando más le necesitaban los suyos. Aguantó la última posesión y resolvió con una bandeja, que no debiera haberse producido si Tomic o Begic hubieran estado en la pista y hubieran intimidado bajo el aro.

El Madrid se presentó en la prórroga sin pívots de verdad y consciente de que había tenido la oportunidad de llevarse el partido. Laso volvió a apostar por los pequeños y el Madrid tuvo opciones hasta el último segundo. La clave en el tiempo añadido fue Nemanja Bjelica. Con Teletovic fallando más de lo acostumbrado, el escolta-alero-ala-pívot serbio fue indefendible. Con Singler también eliminado, Bjelica vivió más cómodo. Anotó seis puntos que permitieron al Baskonia llevar la prórroga controlada. El desesperado intento de Carroll en el último ataque no cambió el destino que había escrito Prigioni.
 

Vídeos

  • 1