Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 18 abril 2014
15:07
Actualizado a las 

La Razón

Oriente Medio

«El lujo no es ser del primer mundo»

Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
Arrastre los portlets debajo de este mensaje para anidarlos.
En la imagen, uno de los diversos homenajes celebrados ayer en Doha en recuerdo a las 19 víctimas del incendio en el Villaggio
En la imagen, uno de los diversos homenajes celebrados ayer en Doha en recuerdo a las 19 víctimas del incendio en el Villaggio

Cuantos más detalles se conocen del trágico incendio en el centro comercial Villaggio, en Doha, más aumenta la desesperación entre las familias de los 19 fallecidos. Alarmas que no sonaron, aspersores que no se activaron y el desconocimiento de los Bomberos de que había un jardín de infancia en el mismo Villaggio han indignado todavía más a los presentes en el centro comercial a las 11:02 de la mañana del lunes. El padre que perdió a tres de sus cuatro hijos, el madrileño Camilo Travesedo, denunció que «tardaron hora y media en sacar a los niños y, cuando lo hicieron, la mayoría estaban muertos». Travesedo contó a Efe que sus hijos Almudena, Camilo y  Alfonso, de 8, 5 y 2 años, respectivamente, estaban en un recinto de juegos y empezó un fuego. «No nos dejaron entrar a por los niños, se llenó todo de humo y no conseguían encontrarlos; ni los Bomberos ni la defensa civil». La madre de la otra menor fallecida, Yolanda Mascaraque, también intentó salvar a su hija Isabel, de 7 años, pero sin suerte. En Campo de Criptana (Ciudad Real), su tía contó emocionada a LA RAZÓN que se quedaban sin «la alegría de la familia. La chiquitina, la rubita... tan inteligente y viva...». Ambas familias rotas llegarán a España hoy, a las 7 de la mañana.

Una de las compañeras de trabajo de Travesedo desde hace 3 años, y amiga de la familia en Doha, contó a este periódico que cuando ayer le dieron la noticia no se lo creía. «Estamos destrozados. La colonia española está muy unida. Pasamos nuestro tiempo libre juntos». Hace un mes, precisamente, los Travesedo tuvieron un bebé y fue a su casa a conocerlo. «Eran una familia perfecta». «He oído que las causas son un cortocircuito o un cigarro mal apagado y no me extraña nada. En los centros comerciales está prohibido fumar, pero los qataríes no hacen caso y desconectan las alarmas para fumar». De hecho, su sensación es que no son muy conscientes de la normativa de seguridad y no cree ni que tuvieran un protocolo de actuación. «Hablan de primer mundo. Sin embargo, tener mucho dinero no es sinónimo de primer mundo, no están organizados ni tienen seguridad».

Shabina Khatri, periodista de Doha News, confirma a LA RAZÓN que está prohibido fumar en los centros comerciales, pero que la gente se toma a la ligera dicha restricción. Durante la mañana de ayer, los  reporteros qataríes intentantaron confirmar la detención de dos de los responsables del  Villa-ggio, pero, al cierre de esta edición, todavía no se hizo oficial. «El Ministerio del Interior no lo confirma», asegura Khatri. Ayer ofrecieron en Doha otra rueda de prensa en la que defendieron la actuación tanto de  los bomberos como de los equipos de rescate, que en palabras del responsable de Interior fue «muy rápida». Algo que difiere del testimonio de los testigos presenciales. Doha estuvo ayer de luto y se ofrecieron diversos homenajes en recuerdo a las víctimas del terrible fuego. Todos eran extranjeros. Desde los dos bomberos muertos a las cuatro cuidadoras de «Gympanzee» y los pequeños que allí se encontraban. Uno de los tributos más emotivos fue el de la pareja de neozelandeses que perdió a sus trillizos de dos años.
 

Vídeos

  • 1