Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
sábado, 29 noviembre 2014
04:02
Actualizado a las 

La Razón

Oriente Medio

La ONU acusa al régimen de la matanza de Hula

  • 1
Kofi Annan exigió ayer a Asad que adopte medidas para frenar la violencia
Kofi Annan exigió ayer a Asad que adopte medidas para frenar la violencia

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos desveló ayer nuevos detalles sobre el oscuro episodio de Hula. «Familias enteras fueron ejecutadas en la matanza», denunció su portavoz, Rupert Colville, antes de detallar que de un total de 108 muertos –49 eran niños y 34 mujeres–, «menos de veinte» murieron como consecuencia del fuego de artillería y tanques. «La mayoría de las víctimas recibieron disparos a quemarropa», insistió la responsable de la ONU. Sus declaraciones coinciden con los testimonios recogidos entre los vecinos por Human Rights Watch (HRW). Según los testigos, las fuerzas gubernamentales abrieron fuego contra manifestantes que se habían congregado en Taldou, una zona de Hula, después del rezo del viernes. En represalia, rebeldes armados atacaron uno de los puestos de control desde los que había disparado el Ejército sirio, que respondió con bombardeos de artillería pesada contra varios barrios de Hula. Sobre las seis de la tarde, cuando se intensificaron los bombardeos, hombres armados vestidos con uniforme militar atacaron las viviendas y asesinaron a cuchillo y balazos a los civiles.

La ONU cifra en 10.000 el número de muertos desde que empezó la revuelta en Siria, mientras que fuentes rebeldes aseguran que el número de víctimas asciende ya a 15.384 en 439 días. En esta misma línea de acusación al régimen,  el jefe de las fuerzas de paz de Naciones Unidas, Herve Ladsous, aseguró que el armamento utilizado durante la masacre apunta a las fuerzas del Gobierno de Asad. «Parte de las víctimas fueron asesinadas con disparos de  artillería, lo que demuestra claramente la responsabilidad del Gobierno. Sólo el Gobierno tiene armamento pesado, tanques, obuses»,  ha dicho Ladsous en declaraciones a la Prensa.   Respecto a las víctimas de «armas individuales», como por ejemplo aquellas que han muerto por «heridas de cuchillo», el responsable de  las misiones de la ONU apuntó como «probables» autores a   combatientes de la «shabbiha», la milicia paramilitar que actúa al servicio del régimen. En este sentido, ha advertido de que existen «fuertes sospechas» que sitúan a este cuerpo como responsable de la terrible tragedia de Hula.

Vídeos

  • 1