Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
jueves, 23 octubre 2014
20:33
Actualizado a las 

La Razón

Finanzas

La UE confía en el plan de Rajoy para sanear la banca española

  • 1
Nuevo descalabro
Nuevo descalabro

BRUSELAS- La Comisión Europea  insistió ayer en que tiene plena confianza en el plan del Gobierno español para sanear el sector bancario. Según explicó el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, el Ejecutivo comunitario ha tomado buena nota de las últimas declaraciones de Mariano Rajoy sobre la segunda restructuración bancaria que se está llevando a cabo. «Constatamos nuevamente la intención del Gobierno de hacer frente a esta situación, aplicando primero transparencia y asumiendo después medidas necesarias para reestructurar el sistema bancario, para hacerlo eficaz y sostenible en el tiempo con el fin de ponerlo al servicio de la economía productiva», indicó.

Bruselas, que mantiene la calma respecto a los niveles récord  que está alcanzando la prima de riesgo en los últimos días, considera que lo que más temor debería inspirar es «mantener la incertidumbre sobre la situación del sector bancario en España en un momento en el que estamos atravesando una recesión importante y con todas las incertidumbres que se acumulan en la zona euro». Pero relativizó las jornadas de infarto. «Es normal que cuando salen a la luz situaciones difíciles en los bancos haya reacciones de este tipo»,  explicó Altafaj sobre el vaivén de los mercados. No obstante, el portavoz del comisario Olli Rehn recalcó que «es encomiable el esfuerzo que están haciendo las autoridades españolas por esclarecer la situación del sector bancario español». «Podría haberse hecho antes, pero se está haciendo en estos momentos», subrayó.

En el actual escenario, «lo que importa» es lo que está haciendo el Gobierno de Madrid: «Enfrentar esta situación y acabar con las dudas y las incertidumbres, y los rumores y las especulaciones, sea cual sea el impacto a corto plazo». «Hemos visto reacciones en los mercados estos últimos días que son del todo comprensibles», remachó el portavoz.
Bruselas valora especialmente que el Gobierno esté determinado «a emprender las acciones necesarias para reestructurar este sector, reforzar la confianza de los actores del mercado y poner el sector al servicio de la economía productiva».

La gestión del BCE
Mientras tanto, el debate sobre el papel del Banco Central Europeo (BCE) sigue en pleno apogeo, aunque se da por hecho que no se dejaría caer a España en ningún caso y, por ende, bien sea a través de la compra de deuda o bien sea inundando el mercado con financiación barata, la institución que dirige Mario Draghi reaccionará antes de llevar a España a la quiebra.
En el seno de la Comisión, España logró ayer otro aliado. El vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani, defendió que el BCE debería tener más poder para actuar mejor contra la crisis, como lo ha hecho la Reserva Federal de EE UU.

Así, coincidió con Rajoy en que la institución monetaria debe mandar un mensaje claro de apoyo al euro y a la sostenibilidad de la deuda soberana, pero recalcó que Rajoy «tiene razón» y España puede «intentar solucionar sus problemas sin ayuda». «Creo que se puede hacer. Tengo confianza en el trabajo del señor Rajoy», planteó. «España está trabajando bien y en algunas semanas se podrá resolver el problema».

Pero las posiciones en el seno de la UE respecto al poder del BCE no son homogéneas. Ayer, el gobernador del Banco Central de Austria y miembro del Consejo de Gobierno del BCE, Ewald Nowotny, aseguró que corresponde a los gobiernos nacionales y no a la entidad rescatar bancos en problemas.

 

El Gobierno mantiene el pulso a Bruselas y gana tiempo
C. Morodo
Los destinatarios del mensaje del lunes de Mariano Rajoy seguían siendo Bruselas y el Banco Central Europeo (BCE), según explican en Moncloa. Rajoy está librando un «trascendental» pulso con las autoridades comunitarias y el lunes «les volvió a decir que España está haciendo lo que tiene que hacer y que su obligación es responder  con inyección financiera porque lo que está en juego es el sueño del euro». El presidente del Gobierno no fue tan claro como lo es uno de sus consejeros áulicos, pero entre líneas de su discurso, limpio de las preguntas que colocaron el foco en Bankia y en el sector financiero, sí se puede leer que está dispuesto a seguir resistiendo a las presiones para que pida dinero externo para la banca, pese a que la prima de riesgo esté ya en el cielo de los 500 puntos, porque sigue convencido de que llegará la ayuda del BCE. «Lo han hecho siempre y no tienen otra alternativa. Está en juego el futuro de España y el del proyecto europeo», insisten. Esperar y ganar tiempo, con la vista puesta en la entrada en vigor en julio del Mecanismo Europeo de Estabilidad, que permitirá pedir ayuda para los bancos sin tener que implicar a los estados. Un recurso más suave que el puro rescate.
 

Vídeos

  • 1