Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
martes, 29 julio 2014
18:51
Actualizado a las 

La Razón

Entrevistas y Opinión

«Casi el 30% de los hombres sufre incontinencia»

  • 1
«Casi el 30% de los hombres sufre incontinencia»
«Casi el 30% de los hombres sufre incontinencia»

¿Qué prevalencia tiene la incontinencia urinaria en nuestro país?
La incontinencia urinaria es muy frecuente. Afecta a un 35 por ciento de las mujeres y a un 28 por ciento de los hombres. A medida que la población envejece, las cifras van aumentando.

¿Cómo condiciona esta patología la vida social y personal de la mujer?
Muchísimo. Les deteriora la calidad de vida en su conjunto. Tienen miedo a salir de casa, programan sus actividades buscando siempre un lavabo donde poder acudir. Pueden, incluso, no querer hacer ejercicio físico o limitar su vida sexual porque tienen miedo a perder orina, así como la sensación de olor, malestar en su intimidad...

¿En qué situación se encuentran los tratamientos actuales?
Están bastante avanzados si previamente hemos hecho un buen diagnóstico. Antes de pasar a la terapéutica, hay que saber con qué tipo de incontinencia urinaria nos encontramos. Hay dos grupos: incontienencia urinaria de esfuerzo, con un tratamiento que está basado en la rehabilitación del suelo pélvico para situaciones leves o moderadas. En casos avanzados o graves, el tratamiento es quirúrgico. Tratamientos sencillos, muy adecuados para quien lo vive y muy eficaces. En segundo lugar, están las incontinencias urinarias de urgencia, cuyos tratamientos están muy desarrollados y si bien no curan al cien por cien, alivian y mejoran la sintomatología en gran medida.

¿Los fármacos pueden interferir en la libido?
No influyen en la libido ni los fármacos, ni los ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico ni la cirugía. Y es más, incluso mejoran la capacidad de tener relaciones sexuales cuando se mejora el síntoma de pérdida de orina.  

De cara al verano, ¿las personas con incontinencia urinaria pueden reprimir la ingesta de agua por miedo a sufrir pérdidas?
Hay que tener una ingesta abundante de líquidos para conseguir una diuresis mínima de 1.500 centímetros cúbicos al día. Lo que sí es cierto es que hay que educar sobre cuánta agua hay que beber, en qué momento del día y de qué manera. Se aconseja beber pequeñas cantidades a lo largo del día y no aumentar mucho la ingesta cuando se va a tener una actividad importante o sobre todo si la frecuencia miccional es muy importante por la noche conviene disminuir la cantidad de líquidos a beber a partir de media tarde, aproximadamente, pero hay que beber.

¿La incontienencia urinaria aumenta durante el embarazo?
El embarazo es una de las situaciones más predisponentes de sufrir incontinencia urinaria. Diversas circustancias la explican, como el aumento de peso y los cambios hormonales que se producen en toda la musculatura del suelo pélvico y a nivel de motilidad de la uretra. Se puede producir pérdida de orina en los últimos meses del embarazo y el parto es una situación que también va a predisponer que esto ocurra. 

Por tanto, ¿qué papel juegan los ejercicios del suelo pélvico?
Muy importante. Es el soporte de toda la cavidad abdominal, ejercitarlo después de haber estado sufriendo durante meses es fundamental para que el tono sea capaz de agilizar y contener la fortalece que todas estas estructuras necesitan para hacer que la pérdida de orina no se produzca.

¿El paso por el quirófano supone la solución del problema?
Depende del tipo de incontiencia. Si es de esfuerzo, es decir, aquella que se produce cuando hay una pérdida de orina al aumentar la presión abdominal en situaciones tan comunes como toser, reírse, levantar un peso, subir escaleras... y si es de moderada a grave y no ha sido resuelta con ejercicios del suelo pélvico, el tratamiento es quirúrgico. Después de mucha investigación en la cirugía de este campo conocemos terapias sencillas para la paciente con poca agresividad quirúrgica que resuelven si no es el cien por cien, gran parte de los casos.

¿Cómo afecta esta patología a los hombres?
Guarda relación con la edad y con la próstatas que va a provocar una serie de trastornos dinámicos en cuanto al vaciamiento y llenado de la vejiga. También, el envejecimiento de la vejiga hace que tenga contracciones independientemente de la voluntad que, junto con la patología prostática, va a hacer que este varón tenga incomodidades y sufra pérdidas.

¿Qué consejo daría a aquellas personas que pueden sospechar que padecen la enfermedad?
Dada la incomodidad que genera no hay que conformarse con ella, ni asociarla a la vejez. Tanto hombres como mujeres deben acudir al especialista. Existen tratamientos eficaces, fármacos que alivian, resuelven, frenan el proceso. Ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico que mejoran la calidad de vida y, desde un punto de vista quirúrgico, disponemos de técnicas sencillas que no provocan agresividad ni invasividad.

Vídeos

  • 1