Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
viernes, 19 septiembre 2014
05:44
Actualizado a las 

La Razón

Día de las Fuerzas Armadas

Cruz Laureada para los héroes de Alcántara

  • El Consejo de Ministros adoptó ayer una decisión histórica, quizá no tanto por su trascendencia política como por los «beneficiarios» de la misma. En un reunión de ayer, el Gobierno decidió conceder la Cruz Laureada de San Fernando colectiva al regimiento de Cazadores de Alcántara 14 de Caballería

  • 1
El general Miguel Cabanellas observa los restos insepultos de los soldados muertos en Monte Arruit
El general Miguel Cabanellas observa los restos insepultos de los soldados muertos en Monte Arruit

MADRID-  La máxima condecoración militar que se puede conceder en España llega más de noventa años después de los hechos por los que se hicieron merecedores los integrantes de un regimiento que perdió a 28 de sus 32 oficiales y a 523 de sus 685 soldados entre el 22 de julio y el 9 de agosto de 1921.

El regimiento Alcántara protegió heroicamente el repliegue de las tropas españolas desde las posiciones de Annual hasta Monte Arruit. En el momento álgido de la insurrección marroquí contra el Protectorado español, las tropas de Abdelkrim consiguieron tomar los puestos fortificados que rodeaban Annual. En ese momento, el Regimiento de Caballería «Cazadores de Alcántara», acuartelado en Drius y al mando del teniente coronel Primo de Rivera, recibió la orden de proteger la retaguardia y los flancos de la retirada que había iniciado el coronel Navarro hacia Melilla.

Sacrificarse por la Patria
Cercados desde posiciones de tiro elevadas en el barranco del río Igan, los españoles no podían proseguir con la retirada. Entonces, el teniente coronel Fernando Primo de Rivera reunió a sus jefes y les arengó con las siguientes palabras: «La situación, como ustedes pueden ver, es crítica. Ha llegado el momento de sacrificarse por la Patria cumpliendo la sagrada misión del Arma. Que cada cual ocupe su puesto y cumpla con su deber». La Caballería protegió esta retirada y las formaciones de jinetes del Regimiento arremetieron contra los rifeños bien apostados y muy superiores en número impidiéndoles masacrar a las fuerzas españolas que se retiraban.

Las cargas de caballería se sucedieron, llegando a efectuar su última carga, la octava, al paso y finalmente al combate cuerpo a cuerpo, pie a tierra y con arma blanca. Aquel regimiento permitió que las tropas en retirada no perdieran muchos hombres. La hazaña, conocida como la de los «héroes de Alcántara», valió para su jefe, que murió días después, la Laureada Individual de San Fernando. En su momento se solicitó la colectiva, pero la propuesta no llegó a cuajar.
La concesión de esta condecoración, creada en 1811, es un hecho excepcional y requiere por tanto de hechos excepcionales para obtenerla. Aunque desde su creación hay una notable cantidad de premiados con esta distinción, la última de las 84 laureadas colectivas fue concedida en 1943.

Las dos últimas individuales fueron concedidas a título póstumo en 1961 y 1966 a los legionarios Francisco Fadrique Castromonte y Juan Maderal Oleaga, por el combate de Edchera, en Sidi-Ifni, el 13 de enero de 1958. 

La petición de la concesión de la Laureada para el regimiento Alcántara de Melilla fue llevada a la comisión de subsecretarios  en Moncloa por la subsecretaria de Defensa, Irene Domínguez Alcahud. En esa reunión la propuesta fue aprobada por unanimidad. Ayer, elevada al Consejo por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, también fue ratificada por todos los miembros del Gabinete de Rajoy.

Esta distinción puede ser concedida a Unidades, Centros y   Organismos de las Fuerzas Armadas o del Cuerpo de la Guardia Civil por acciones, hechos o servicios excepcionales realizados en colectividad con inminente riesgo de la propia vida y siempre en servicio y beneficio de la Patria o de la paz y seguridad de la Comunidad Internacional. Las acciones, hechos o servicios premiados con esta recompensa deberán ser realizados en el transcurso de conflictos armados o de operaciones militares que impliquen o puedan implicar el uso de la fuerza armada.   

A partir de la decisión de ayer del Consejo de Ministros, el regimiento radicado en Melilla lucirá una corbata en su enseña con la siguiente leyenda: «Regimiento de Cazadores de Alcántara, 14 de Caballería» «Annual» «1921».

Hoy, Día de las Fuerzas Armadas en toda España podrá celebrar su nueva distinción pese a que estarán muy lejos del acto central, que tendrá lugar en Valladolid a las 12 de la mañana y que será presidido por Sus Majestades los Reyes, acompañados por los Príncipes.

 

Recompensa para los hechos militares más excepcionales
La Cruz Laureada de San Fernando fue creada en 1811 en las Cortes de Cádiz tras conseguir mantener la independencia como país frente a los ataques de Napoleón y es la máxima condecoración militar española.
Se entrega a las unidades, centros y organismos –de la Guardia Civil o Fuerzas Armadas– cuyos servicios o acciones sean llevados a cabo en conflictos armados u operaciones militares, con elevado riesgo de muerte, en beneficio de la Patria, la paz o la seguridad de la Comunidad Internacional.

Vídeos

  • 1
  • 1

    ENCUESTA

    ¿Qué cree que votarán los escoceses en el referéndum de hoy?