Uso de cookies

[x]
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies
Ofrecido por:
Iberdrola
miércoles, 23 julio 2014
22:09
Actualizado a las 

La Razón

Religión

El Papa dice que el Estado debe tutelar la vida y el matrimonio heterosexual

  • Benedicto XVI dijo hoy que el Estado debe estar al servicio de la persona, empezando por "el derecho a la vida, que jamás puede ser suprimida deliberadamente", y de la familia, "basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer".

  • 1
Vista general del estadio Giuseppe Meazza (conocido como San Siro) de Milán (Italia), donde el Papa Benedicto XVI ha oficiado un acto religioso ante 10.000 asistentes
Vista general del estadio Giuseppe Meazza (conocido como San Siro) de Milán (Italia), donde el Papa Benedicto XVI ha oficiado un acto religioso ante 10.000 asistentes

El pontífice hizo estas manifestaciones durante el encuentro que mantuvo con las autoridades milanesas, empresarios, trabajadores y mundo de la cultura y la educación de la región lombarda en la sede del arzobispado de Milán, donde se aloja durante su estancia en esta ciudad norteña italiana con motivo del VII Encuentro Mundial de las Familias, que preside.

Durante el encuentro, transmitido en directo por el Centro Televisivo Vaticano CTV, El papa dijo que aunque la concepción del estado confesional está superada, sus leyes deben encontrar justificación y fuerza en la ley natural, "que es el fundamento de un orden adecuado a la dignidad del ser humano".

"El Estado está al servicio y a la tutela de la persona, de su bienestar en sus múltiples aspectos, comenzado con el derecho a la vida, que jamás puede ser suprimida deliberadamente", manifestó.

El obispo de Roma agregó que el Estado tiene que reconocer la identidad propia de la familia, "basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, abierta a la vida" y el derecho primario de los padres a la libre elección de la educación y formación de sus hijos, "según el proyecto educativo que consideren válido y pertinente".

"No se hace justicia a la familia si el Estado no sostiene la libertad de educación para el bien común de toda la sociedad", subrayó el papa. Benedicto XVI abogó por una "constructiva" colaboración entre el Estado y la Iglesia, sin que haya confusiones sobre el papel de cada uno, para afrontar el tiempo de crisis que atraviesa en estos momentos parte del planeta.

El papa Ratzinger se refirió a los gobernantes y dijo que la principal cualidad de quien gobierna es la justicia, "virtud pública por excelencia, porque afecta al bien de toda la comunidad".

También se refirió a la libertad, de la que dijo "no es un privilegio para algunos sino un derecho para todos, un valioso derecho que el poder civil debe garantizar". Asimismo se refirió a la laicidad del Estado y dijo que este debe garantizar la libertad "para que todos puedan proponer su visión de la vida común respetando a los demás y en el contexto de las leyes que miran al bien común".

Antes de reunirse con los representantes de la sociedad milanesa, el papa mantuvo un encuentro con el cardenal Carlo María Martini, de 85 años, los mismos que él, que fue arzobispo de Milán y en el cónclave que le eligió pontífice fue uno de los votados.

Esta noche, Benedicto XVI se trasladará al parque de Bresso, en una barrio de Milán, donde se reunirá con las miles de familias de todo el mundo -de más de un centenar de naciones- que asisten al evento en una vigilia llamada "fiesta del testimonio".

Vídeos

  • 1